ÁFRICA EL NIÑO

El Cuerno de África mira aterrado al cielo a la espera de El Niño

  • El Niño es un viejo conocido para la región más oriental de África, donde hace acto de presencia por ciclos que oscilan entre los 2 y 7 años. Por eso, los africanos tienen miedo.

El Cuerno de África mira aterrado al cielo a la espera de El Niño Varios niños juegan en un gran charco en Dadaab (Somalia). EFE/Stephen Morrison

EFEverde.- En los puestos callejeros, en los autobuses y las oficinas, el fenómeno climático conocido como El Niño se ha convertido en un tema de conversación habitual entre los habitantes del Cuerno de África, que esperan aterrados el peor temporal de lluvias de las dos últimas décadas.

El Niño (pronunciado sin “ñ” en esta región africana) es un fenómeno climático relacionado con el calentamiento del Pacífico y que afecta al Cuerno de África en forma de lluvias torrenciales o fuertes sequías. Este año, toca lluvia.

Somalia, Etiopía y Kenia miran estos días al cielo atemorizadas ante las grandes pérdidas que se avecinan con la llegada este mes del temporal, que será uno de los peores que se recuerdan, según auguran expertos y meteorólogos.

Si se cumplen los pronósticos, lloverá sobre mojado en una región maltratada por otras lacras, como la hambruna o el terrorismo, y en una situación muy precaria para hacer frente las consecuencias de El Niño.

El Gobierno de Kenia ya ha presupuestado una partida de emergencia de 5.000 millones de chelines (más de 42 millones de euros), pero Naciones Unidas pide desde hace meses más medios para combatir los efectos esperados: un gran número de desplazados, destrozo de cultivos y pérdida de ganado e infraestructuras.

Una mujer delante de su choza tradicional, llamada 'tukul', en el campo de refugiados de Hartesheik, en la región somalí de Etiopía

Una mujer delante de su choza tradicional, llamada ‘tukul’, en el campo de refugiados de Hartesheik, en la región somalí de Etiopía. EFE/Boris Heger

El Niño en la zona

El Niño es un viejo conocido para la región más oriental de África, donde hace acto de presencia por ciclos que oscilan entre los 2 y 7 años. Por eso, los africanos tienen miedo.

El peor año que se recuerda en la región es 1997: más de 2.000 personas, somalíes en su mayoría, murieron durante el temporal y 1,5 millones de habitantes se vieron obligados a abandonar y perder sus hogares, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Si ya vertió toda su furia sobre el territorio entonces, los africanos creen que este 2015 hará sombra a aquel año nefasto.

El devastador fenómeno meteorológico ha incrementado su variabilidad en los últimos años, por lo que es difícil predecir su impacto, explican los expertos.

Etiopía

Naciones Unidas informó esta semana de que Etiopía necesita “con urgencia” 164 millones de dólares para “abordar las necesidades alimentarias y no alimentarias del país para el resto del año”.

Una mujer recoge agua sucia en el pueblo de Muki Dhere (Somalia) inundado por unas fuertes lluvias.

Una mujer recoge agua sucia en el pueblo de Muki Dhere (Somalia) inundado por unas fuertes lluvias. EFE/Abukar Albadri

El Gobierno etíope asegura que, con la llegada de El Niño, el número de personas que necesitarán “asistencia con urgencia” asciende hasta los 8,2 millones.

“El desafío que tenemos ante nosotros es muy grave y será necesario un esfuerzo colectivo de la comunidad internacional para apoyar al Gobierno en los peores efectos de El Niño”, expresa el director regional del Programa Mundial de Alimentos, John Aylieff.

Somalia

Somalia, que vive en un estado de guerra y caos desde 1991 y sufre continuos ataques del grupo yihadista Al Shabab, deberá afrontar también ahora las consecuencias de este temido fenómeno, ya que la cuenca de Shabelle, en el centro del país, será una de las más afectadas, pronostica la FAO.

Las lluvias llegarán en un momento en el que cerca de 343.000 niños somalíes están en riesgo de desnutrición aguda y otras 885.000 personas se encuentran con muchas dificultades para alimentarse a diario, según la organización.

El riesgo de fuertes inundaciones incrementará las posibilidades de un brote de fiebre en el Valle del Rift y otras enfermedades transmitidas a través del agua, como la diarrea o el cólera, del cual ya se han registrado miles de casos en la región en los últimos meses.

El Niño is coming

Gorori Bonaya, de la tribu Gabra, reconstruye una cabaña en Dukana, a 800 km de Nairobi. (Kenia).

Gorori Bonaya, de la tribu Gabra, reconstruye una cabaña en Dukana, a 800 km de Nairobi. (Kenia). EFE/Jacob Wire

Sin embargo, el temporal se está retrasando, ya que los expertos lo esperaban hace una semana en Kenia, donde todavía no ha empezado a llover y muchos se preguntan con escepticismo: “¿Se habrán equivocado?”.

A media tarde, cuando el cielo de Nairobi suele nublarse, el taxista Solome Mburu avisa: “El Niño is coming” (“que viene El Niño”), para inquietud del cliente, que sabe que la calle puede convertirse rápidamente en un estanque, dada la ausencia de un sistema de alcantarillado de la ciudad.

Los africanos no sabemos nadar, por eso estamos tan asustados“, bromea Judy, una trabajadora de un mercado local en Nairobi. EFEverde




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies