Nuclenor ve “previsible” que cambien las condiciones para “reiniciar” Garoña

Nuclenor ve

Imagen de archivo del interior de la vasija del reactor en la central nuclear de Santa María de Garoña, situada al norte de la provincia de Burgos. EFE/SANTI OTERO

Así lo confirman a EFE fuentes de esta empresa, participada por Endesa e Iberdrola, al ser preguntadas sobre los cambios normativos que tiene en marcha en Ministerio de Industria, y que, de seguir adelante tal cual están planteados, facilitarían la reapertura de Garoña y marcarían un precedente para el resto de nucleares.

Nuclenor “está aplicando” la Orden Ministerial sobre el cese de la planta, pero “mantiene la central en óptimas condiciones de seguridad para, si las condiciones de explotación cambian, solicitar el reinicio de la actividad”, asegura la misma fuente.

La empresa subraya el carácter “económico” del cese de Garoña porque las actuales condiciones de explotación no son “rentables” para la compañía. Esas condiciones atienden, por una parte, a la nueva fiscalidad para las nucleares, que entró en vigor en enero de 2013, y que el Gobierno podría modificar en el marco de la reforma eléctrica en una línea previsiblemente beneficiosa. Y por otra, la circunstancias en las que Nuclenor pueda solicitar al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) el reinicio de la actividad de Garoña, cuyo cese fue decretado por el anterior Ejecutivo socialista para el 6 de julio de 2013. En ese sentido, Industria acaba de modificar el texto de un proyecto Real Decreto de tal manera que se rebajarían las exigencias a Nuclenor para solicitar el reinicio de la actividad. Ese proyecto de Real Decreto, que está pendiente de informe no vinculante por parte del CSN, recoge que Nuclenor tendría que pedir un permiso de renovación, y no una nueva autorización -bastante más exigente-, para volver a explotar la central. Fuentes de Nuclenor inciden en que sus “expectativas” pasan porque esos dos escenarios que, actualmente “no hacen rentable” Garoña, “cambien”.

Al mismo tiempo, subrayan que hasta que esas nuevas condiciones no estén aprobadas no estudiarían por cuánto tiempo solicitar una renovación de explotación, y niegan que el periodo valorado, de momento, sea por diez años.

Nuclenor mantiene al completo la plantilla de Garoña, a pesar de que su actividad cesó en diciembre de 2012 antes de que entraran en vigor las nuevas tasas a las nucleares, y “la tiene puesta al día, y con periódicas pruebas de mantenimiento, pensando en que vuelva a funcionar”.

 

EFEfuturo, noticias de ciencia y tecnología y si te interesa la actualidad y el periodismo ambiental: EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com