PUERTO RICO EL YUNQUE

El Bosque Nacional del Yunque, en Puerto Rico, cerrado por las intensas lluvias

El Bosque Nacional del Yunque, en Puerto Rico, cerrado por las intensas lluvias

Las intensas lluvias caídas durante la semana pasada en Puerto Rico causaron daños de unos seis millones de dólares en el Bosque Nacional de El Yunque, la única selva lluviosa del territorio estadounidense, que permanece cerrada al público a causa del corte de carreteras y deslizamiento de tierras.

Así lo apuntó a Efe el supervisor forestal del este parque nacional, Pablo Cruz, que explicó que sólo durante seis horas del pasado sábado se acumularon 19 pulgadas (48 centímetros) de lluvia.

Ello causó deslizamientos de terrenos, rompió carreteras y dañó la infraestructura del sistema de veredas, el área de merenderos y una torre de observación de este bosque tropical.

“Fue un evento bien intenso de precipitación. Son daños bastantes severos”, indicó Cruz al describir la destrucción, que comparó con los desperfectos causados por el huracán “Hortensia” en 1996, cuando se acumularon 25 pulgadas (63 centímetros) en Puerto Rico.

Dijo además que tres comunidades con un total de unos 900 residentes que viven en el área quedaron atrapadas debido a las inundaciones y daños.

Zona de desastre

Ejemplar de cotorra puertorriqueña.

Ejemplar de cotorra puertorriqueña. EFE/Ricardo Figueroa

El parque nacional, administrado por el Servicio Forestal del Departamento de Agricultura de EE.UU., permanece cerrado desde el sábado y “hasta nuevo aviso”, excepto el lugar de entrada, donde se ubica una construcción con un área que presenta la historia del bosque y una tienda de recordatorios para turistas.

La administración del Yunque ha pedido al gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, que declare el bosque como zona de desastre.

Cruz dijo que el Ejecutivo aún no lo ha hecho, a la espera de que la Agencia Estatal Manejo Emergencias y Administración de Desastres (AEMEAD) “termine de evaluar los daños” para entonces tomar la decisión sobre la reserva natural más visitada del Caribe.

“Tan pronto sepamos el estado de los estragos, articulados en términos por categoría como estructura, carretera y vereda, sabremos concretar mejor la totalidad de los daños”, abundó.

Agregó que la administración del Yunque, junto a grupos de limpieza, trabajan arduamente en las áreas más afectadas para que las compañías de turismo puedan retomar sus excursiones al bosque, que recibe una media de unos 1,4 millones de visitas al año.

Reserva natural del Caribe

“El turismo, uno de los pilares de la isla, obviamente se va a afectar. El Yunque es el segundo atractivo de Puerto Rico y el primero como reserva natural en el Caribe”, señaló Cruz, quien lleva veinte años trabajando en el bosque.

“Estamos tardando un poco porque las condiciones de los daño y el material que quedó sobre la carretera han sido bastante aparatosos”, añadió Cruz.

El supervisor resaltó que es importante que los equipos de mantenimiento puedan acceder pronto a una torre de comunicaciones del aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín de San Juan, situada en lo alto del bosque, ya que, de lo contrario, “puede crear un problema” en el aeródromo.

Daños en el ecosistema

También se mostró preocupado por los daños ocasionados en el ecosistema, en especial en lo que pueda afectar al anidaje de la cotorra puertorriqueña, un ave endémica en peligro de extinción que vive mayormente en El Yunque.

Ejemplar de orquídea

Ejemplar de orquídea. EFE

La cotorra puertorriqueña (“amazona vittata”) es un ave pequeña con un área blanca alrededor de los ojos y una franja roja sobre el pico.

Llamada por los indios taínos Iguca, la cotorra boricua anida de enero a junio y escoge los huecos en los árboles maduros para poner de dos a cuatro huevos.

Orquídeas, helechos y árboles milenarios

El Yunque, que alberga cincuenta especies de orquídeas nativas diferentes, ciento cincuenta especies de helechos y árboles de hasta mil años de antigüedad, fue declarado en 1976 por la Organización de Educación Científica y Cultural de las Naciones Unidas (Unesco) como la primera Reserva Biosférica Internacional en Puerto Rico.

Las constantes lluvias provocaron además la destrucción de al menos dieciocho nidos de tortugas del tinglar, la tortuga marina más grande del planeta, en el área del Corredor Ecológico del Noreste (CEN), muy cerca de El Yunque.

Cada año, este animal, altamente migratorio, baja a zonas tropicales a reproducirse. Tras depositar los huevos, éstos suelen eclosionar en las playas de la zona entre agosto y septiembre. EFEverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies