INVESTIGACIÓN BOSQUES

El bosque más antiguo de Tenerife revela nuevas especies a los científicos

El bosque más antiguo de Tenerife revela nuevas especies a los científicos

El investigador del CSIC Brent Emerson lidera un estudio internacional sobre biodiversidad en bosques de Canarias, Azores y La Reunión que, entre otros datos, ha revelado la composición de la fauna invertebrada y, para su sorpresa, 169 nuevos registros de especies de coleópteros y dos de arañas en Anaga.

Este es el enclave tinerfeño donde pervive la mejor representación de vegetación del terciario, la laurisilva, explica a Efe Brent Emerson, quien coordina el proyecto denominado “Comprender la dinámica de la biodiversidad en islas tropicales y subtropicales para ayudar a la estrategia de conservación”.

El proyecto está financiado por la Unión Europea con la colaboración del Gobierno canario y tiene seis socios de los tres países participantes, España, Francia y Portugal.

Brent Emerson, que es investigador del Grupo de Ecología y Evolución en Islas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en La Laguna, señala que el proyecto se desarrolla en Tenerife, La Reunión y la isla de Terceira en Azores y en cada una de ellas se hace un muestreo “sistemático y replicado” en el que se combinan métodos tradicionales de muestro con estudios genéticos.

La idea es estudiar la diversidad de plantas e invertebrados que habitan en estos bosques para responder a preguntas como cuántas especies viven en ellos y cómo se estructuran especialmente, pues el objetivo es tener datos útiles para el mantenimiento y la gestión de estos espacios.

La cantidad de invertebrados es abrumadora

En el caso de Anaga, explica Brent Emerson, la cantidad de invertebrados endémicos que se encuentra “es abrumadora” en comparación con bosques continentales, que son mucho más extensos geográficamente.

La mayoría de especies de invertebrados que habitan en Anaga son endémicas, lo que quizás se deba a la “antigüedad” de este bosque y al aislamiento de su fauna, que ha sobrevivido a los sucesivos cambios climáticos de origen natural.

Si estas especies están muy “localizadas” en un área del bosque serán más frágiles y vulnerables, y un objetivo del proyecto es obtener datos sobre la vulnerabilidad de estas especies.

En el muestreo realizado en Anaga se han inventariado 169 especies de coleópteros, y casi todos son nativos del lugar, lo que supone “una buena señal” de que no hay tantas especies introducidas.

Ahora los investigadores están analizando las arañas del muestreo y ya han encontrado dos especies nuevas del genero Dysdera, que “da idea de cuántas especies de arañas quedan todavía por descubrir” en este bosque.

Laboratorios naturales

El bosque de Anaga resulta “un laboratorio natural” para estudiar cómo se realiza el “ensamblaje” de especies, y en el futuro lo ideal sería hacer una investigación parecida en otros laboratorios naturales, como la laurisilva de Teno, también en Tenerife, y en los bosques de laurisilva de La Palma, La Gomera y El Hierro, para investigar si el ensamblaje de invertebrados en cada isla ha resultado o no según patrones iguales.

Como ejemplo Emerson indica que en Anaga el escarabajo más abundante es del género Heterotemna que no existe en La Gomera, y entonces cabe preguntarse “si no hay otra especie que desempeña en esta isla su función, ¿que consecuencias tendrá?”

Trampas de caída

Los investigadores han establecido diez parcelas de estudio de 50 por 50 metros y se han realizado varios tipos de muestreo en cada una, como la colocación de trampas de caída, y la extracción de invertebrados de la hojarasca.

Para cada especie en cada parcela se escogen cuatro ejemplares para secuenciar un gen mitocondrial, y con el marcador genético y el muestreo geográfico se están relacionando las diferencias genéticas entre individuos de cada especie con su probabilidad de dispersión.

Así se puede estimar si la distribución de cada especie dentro de los bosques es una consecuencia de su capacidad de dispersión.

Comparado con Anaga, el bosque de Terceira, en Azores, tiene menos riqueza de especies, especialmente de invertebrados, mientras que el bosque tropical de La Reunión tiene más diversidad de árboles que la laurisilva de Anaga.

Pero a pesar de que el bosque de La Reunión tiene más especies de plantas, la cantidad de especies de invertebrados que habitan en el bosque no supera a Anaga, y por ahora parece que la biomasa de invertebrados en la Reunión es menor que en la laurisilva de Anaga.

La edad del bosque, clave

Un detalle que podría ser clave para explicar la alta biodiversidad de Anaga es la edad de su bosque y, según Brent Emerson, “algunos datos genéticos preliminares indican que ha habido bosque de laurisilva en Anaga desde hace al menos varios millones de años. Desde mi punto de vista, es un área de importancia nacional e internacional debido a su legado evolutivo y ecológico”.

Por ello resultan “muy interesantes” los datos referentes al bosque en Anaga, que tiene en proporción más especies de coleópteros y de arañas que Reunión, y ahora los científicos quieren profundizar los trabajos en cada región e incluso compararlos con Hawai, donde otro grupo de investigación está aplicando la misma metodología. EFE

 

 




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies