BOSQUE LIBRO

El bosque cura las enfermedades humanas y las del planeta, según Araújo

  • El poeta acaba de publicar ‘La sonata del Bosque’, un libro que define como “la obra maestra” de su carrera

El bosque cura las enfermedades humanas y las del planeta, según Araújo Otoño en el bosque de hayas de Irati, en el norte del Pirineo navarro. EFE/David Aguilar

El bosque "lo cura todo" y es un "auténtico despropósito lo que estamos haciendo con él" dado que sirve como "portentosa medicina para las enfermedades tanto de la mente humana como del planeta", según ha afirmado a EFEverde el escritor, naturalista y periodista Joaquín Araújo.

El poeta acaba de publicar ‘La sonata del Bosque, un libro que define como “la obra maestra” de su carrera desde el punto de vista literario al constituirse como un “producto de destilación alquímica de toda una vida volcada en comprender este mundo e intentar salvarlo”.

Araújo, que ha tocado todos los soportes y especialidades del periodismo, plasma en esta publicación “la síntesis de lo que he aprendido desde el punto de vista científico y de lo que me emociona mi convivencia con la naturaleza”.

Aunque la mayoría de los medios de comunicación “desprecien lo que está pasando con la naturaleza, en medio de mi militancia de 45 años en el mundo ecologista y de mi vida como agricultor y plantador de árboles, he tenido la suerte de poder contar mi punto de vista a una sociedad absolutamente pacata, tacaña y que desprecia sus orígenes, como es la nuestra” ha argumentado.

Relación sentimental con los bosques

Para el autor, el camino más corto para salvar florestas y junglas pasa por desarrollar “una filiación sentimental” con ellas ya que, al considerarlas como parte de la familia, después resulta más fácil defenderlas: “yo planto mil árboles al año porque pretendo que mi familia sea más robusta, más variada y más capacitada para prestar los servicios que presta”.

Araújo se autodefine como “el más raro e incomprendido dentro de la familia ecológica” porque su historia y sus actividades personales se caracterizan por asumir que “las cosas crecen en la emoción mucho antes que en la tierra“.

Después de publicar cerca de un centenar de libros como autor único y otra cantidad similar como coautor o parte de un colectivo, este conocido ecologista ha elegido la poesía para su última obra publicada, por ser “el lenguaje de la tierra y el que descubre lo que no se ve a primera vista” para hablar del bosque como conjunto de relaciones e intercambio de beneficios mutuos, alianzas estratégicas y capacidad de acogida.

Así, ‘La sonata del bosque’ representa la faceta creadora del tiempo y es un encuentro con “la armonía del mundo”, que, según Araújo, está precisamente “en el sucederse rítmico de los acontecimientos naturales en una circularidad perfecta”.

Para acercarse aún más a la armonía “he querido imitar algo que es fundamental: la música, lo más creativo y lo más sincero que hace el ser humano…, y por eso he recurrido a la estructura de la sonata barroca, que se basa también en el ciclo de las estaciones climáticas“, ha explicado.

El libro, editado por Tundra,  relata la historia de la vida a lo largo de un año en el bosque con los cuatro “tempos” de la sonata barroca: la primavera es el “allegro”; el verano, el “adagio”; el otoño, el “stretto” y el invierno, el final.

Araújo añade que lo que pretende es que la gente “se enamore del bosque porque estar enamorado es el mejor estado de la materia y se disfruta infinitamente más de todo“, aunque reconoce que, dada la situación de los bosques en la actualidad, quienes lo hagan “sufrirán más que los demás porque verán caer las cosas que aman”.

A su juicio, lo más “sensato” que puede hacer una especie que sale del bosque es “volver a él” y por eso se proclama “un ’emboscado’ que quiero que la sociedad entera se ’embosque’ para salvar al planeta del cambio climático aferrándose a la “tabla de náufrago” que supone la arboleda. EFE.

 



Secciones: