El Atlántico absorbe menos CO2 por la ralentización

Un equipo de científicos ha constado que el Atlántico, en concreto su región subpolar, absorbió entre 1990 y 2006 menos CO2 debido a una ralentización en la circulación meridional oceánica, la cual transporta las aguas cálidas superficiales hacia el norte y las frías profundas hacia el sur.

Esta es la principal conclusión de un estudio que se publica en la revista Nature Geoscience y en el cual sus autores advierten de que el aumento acelerado de CO2 en la atmósfera “está menguando” la capacidad del océano a seguir absorbiéndolo, lo que “respaldaría las predicciones más pesimistas sobre el impacto del cambio climático”.

Así lo ha señalado a Efe Fiz Fernández Pérez, del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo(CSIC) y firmante de este trabajo.

Según este científico, varios modelos del IPCC (Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático) predicen una ralentización de la recirculación meridional oceánica y ésta a su vez, como se demuestra en este artículo, conlleva a una disminución de la absorción de CO2, tanto natural como antropogénico (el de origen humano).

Atlántico,  océano que más CO2 almacena  

Los científicos llevan tiempo estudiando el funcionamiento del Atlántico porque es el océano que almacena mayor cantidad de CO2 respecto a su volumen total (solo el Atlántico Norte absorbe anualmente un tercio de todo el dióxido de carbono captado por los océanos).

La cantidad de calor transportado en la circulación meridional de retorno tiene un impacto directo sobre el clima por el suministro de calor a las costas, de ahí la importancia de conocer cuándo ese transporte será más débil y cuándo será más fuerte.

La circulación meridional de retorno del Atlántico, que transporta las aguas cálidas superficiales hacia el norte y las aguas frías profundas hacia el sur, cumple un papel crucial en el sistema climático, ya que facilita la redistribución del calor, el agua dulce y el dióxido de carbono del planeta.

Este estudio demuestra que la ralentización de esta circulación contribuyó a que la región subpolar del Atlántico disminuyese rápidamente su capacidad de absorción del CO2 entre 1990 y 2006.

Además, que la absorción de CO2 de origen humano en el Atlántico Norte se produjo casi exclusivamente en el giro subtropical.

De la Península Ibérica a Groenlandia

Para llegar a estas conclusiones, se usaron datos bibliográficos internacionales de CO2 en el océano y observaciones de corrientes a lo largo de cuatro secciones transoceánicas entre la Península Ibérica y Groenlandia, en cuatro campañas (1987, 2002, 2004 y 2006).

Así, se han combinado datos sobre el transporte oceánico de volumen, calor y CO2 para rastrear la absorción en las regiones subpolar (al norte y limitada por Islandia) y subtropical (en el sur) del Atlántico Norte durante las dos últimas décadas.

Los análisis muestran además que el océano aportó menos calor a la atmósfera, una disminución relacionada con la ralentización de la circulación meridional. EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies