ARBOLES

El árbol más viejo de Bátaszék, Hungría, Árbol Europeo del Año 2016

  • El Pino-Roble de Canicosa (Burgos) ha quedado en quinta posición.

El árbol más viejo de Bátaszék, Hungría, Árbol Europeo del Año 2016 Captura de la web del proyecto

El árbol más viejo de Bátaszék, Hungría,  ha sido elegido Árbol Europeo del Año 2016,  mientras que el Pino-Roble de Canicosa (Burgos) ha quedado en quinta posición, informa la web del proyecto.

¡El árbol más viejo de Bátaszék, Hugría, ganó con 72.653 votos! En segundo lugar se situó con 43.451 votos el tilo milenario de Tatobity en la República Checa, mientras que el tercer lugar fue para el Peral de Bošáca – Zabudičová, en Eslovaquia, con 29.114 votos.

La votación se realizó en febrero y casi 230 mil personas votaron por alguno de los árboles. ¡Gracias!

España estaba representada por el Pino Roble de Canicosa, que logró 2.1191 votos

La singularidad de este ejemplar burgalés es que es el único siamés arbóreo único en el mundo bautizado como pino-roble, un insólito modelo de convivencia entre un roble de 250 años, en el que en una oquedad provocada por antiguas podas germinó un pino que ya ha cumplido los 130 años.

La presidenta de la ong “Bosques sin fronteras”, Susana Domínguez, ha calificado de “todo un éxito” el quinto lugar conseguido por el pino-roble de Canicosa de la Sierra.

La responsable de la ONG promotora de la participación de España en esa elección del “árbol europeo del año” ha explicado, en un comunicado, que con la selección del pino-roble como representante español, y con el quinto puesto obtenido en su fase final, este árbol ha recibido un reconocimiento internacional por su carácter excepcional y por su estrecha relación con los habitantes de la sierra.

La singularidad de este ejemplar burgalés es que es el único siamés arbóreo único en el mundo bautizado como pino-roble, un insólito modelo de convivencia entre un roble de 250 años, en el que en una oquedad provocada por antiguas podas germinó un pino que ya ha cumplido los 130 años.

Los organizadores del certamen consideraron ayer en la gala de entrega de premios en Bruselas que el aumento de países participantes está favoreciendo una creciente mejora del conocimiento y la protección de los árboles singulares por parte de las comunidades locales en las que se ubican, según las mismas fuentes.

Por ello, han confiado en que en unos años este certamen pueda expandirse a todos los países de Europa e incluso a otros continentes, para alcanzar relieve mundial.

Fue la organización no gubernamental “bosques sin fronteras” la que impulsó la elección de una candidatura española a este certamen mediante una votación en la que el pino-roble obtuvo 12.000 votos.

El galardón, que nació en la República Checa como certamen nacional se ha extendido al resto de Europa de la mano de varias organizaciones de conservación y defensa del medio ambiente.

El objetivo de Árbol Europeo del Año es destacar los interesantes árboles viejos como un importante patrimonio natural y cultural que deberíamos apreciar y proteger. En el Árbol Europeo del Año, a diferencia de otros concursos, no es importante la belleza, el tamaño o la edad sino la historia y la conexión con las personas. Buscamos árboles que se han convertido en una parte integrante de la comunidad en su sentido más amplio.

 




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies