CIVID-19 AGUA

El análisis de aguas residuales en Valladolid ayudará a prevenir rebrotes

aguas residuales en Valladolid Valladolid analiza aguas residuales para rastrear COVID-19. EFE/NACHO GALLEGO

El rastreo de COVID-19 en la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Valladolid permitirá conocer posibles incrementos, aislar los datos por zonas y prevenir rebrotes de la pandemia, según ha explicado la concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez.

Técnicos de Tragsa, entidad encargada del estudio a nivel nacional, han acudido este domingo a la estación de Valladolid, como ya hicieron la semana pasada, y harán de manera periódica a partir de ahora para conocer la evolución de los rastros del coronavirus en las aguas residuales que llegan a la planta.

La toma de muestras en la que colaboran el Ayuntamiento y la sociedad municipal AquaVall con los Ministerios de Transición Ecológica y Sanidad, y con la Junta de Castilla y León, sirve para “prevenir posibles brotes” y “adelantarse a lo que pueda llegar” con la información que ofrecen las aguas residuales.

Las muestras obtenidas, dos en la entrada del agua a la planta y dos a la salida, servirán para hacer un análisis puro del COVID y para medir otra serie de parámetros que se podrán estudiar en comparación a las muestras del resto de España, ya que se realizan de manera coordinada.

La toma de las muestras, que en Castilla y León se realiza en Valladolid y Soria y permanece en reserva Segovia, se hará cada domingo entorno a las 11:30 horas, ya que es el momento que mayor carga residual reciben las plantas.

“Ya se está realizando en otros países y ciudades y permite comparar cómo evoluciona la pandemia. En las aguas residuales, además de rastros de la COVID, también se analizan la presencia de drogas o de otros tipos de virus”, ha explicado la concejala.

Tras mandar las muestras a laboratorios de Murcia y Alicante y una vez se tengan los resultados, si se observa un incremento de la carga viral se podrá “afinar más” y tomar muestras específicas de los colectores de un barrio o zona determinada, lo que permitirá hacer una gestión más localizada de la pandemia.

Preguntada sobre la posibilidad de detectar rastros de COVID en las muestras de salida del agua de la planta, el gerente de AquaVall, Pedro Arroyo, ha explicado que de ser así no correspondería a un error o mal funcionamiento de la depuradora, ya que está diseñada para un tipo de contaminantes específicos.

Ha indicado que este estudio sirve para analizar la efectividad de la planta, y si hubiera rastros del coronavirus en el agua de salida, se realizaría un reajuste del sistema de tratamiento.

En este sentido, los técnicos de Tragsa que han acudido a la EDAR de Valladolid han aclarado que no es común encontrar rastros del virus en el agua ya tratada en la planta.

Para coger la muestra, han usado materiales previamente desinfectados, y han introducido una sonda multiparamétrica en el lugar de recogida que ofrece datos como la temperatura, la conductividad o el PH, que después servirán para cruzarlos con los de otras provincias y obtener resultados generales. EFEverde

Te puede interesar:

Experto afirma que las aguas residuales son “grandes aliadas” contra el coronavirus

 




Secciones:                    
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com