M AMBIENTE ALGARROBICO

El Algarrobico, un hotel indestructible envuelto en una maraña judicial

Hotel de El Algarrobico

El hotel de El Algarrobico se ha convertido en una mole indestructible envuelto en en una maraña judicial que acumula 22 resoluciones, que declaran por una parte que la licencia de obra es legal y por otra que se encuentra en terrenos protegidos y que invade la servidumbre pública.

De las 22 resoluciones, veinte son contrarias al hotel, entre ellas tres del Supremo y cuatro de la Audiencia Nacional, y solo dos, concretamente de la Sala Tercera del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía están a favor de esta construcción situada frente a una playa de Carboneras (Almería), en pleno parque natural.

La citada Sala Tercera dictaminó ayer que la licencia de obras es legal, y hace unos meses sentenció que los terrenos donde se asienta el hotel son urbanizables; pero esta última no es firme porque ya está recurrida ante el Supremo.

Además existe otra sentencia anterior del mismo Tribunal pero de distinta Sala declarando todo lo contrario, es decir que no es suelo urbanizable.

Así lo han confirmado a Efeverde, Greenpeace y Ecologistas en Acción, organizaciones ambas que se han personado en las causas, y que hoy piden a la Junta de Andalucía que como actual propietaria de los terrenos derribe esta edificación, de 21 plantas y 411 habitaciones.

 

Junta de Andalucía

Construcción del hotel El Algarrobico, en 2006.

Construcción del hotel El Algarrobico, en 2006. EFE/José Manuel Vidal

Pero para complicar más las cosas y según María José Caballero, directora de campaña de Greenpeace, la sentencia que dice que la Junta es propietaria de los terrenos, ha sido recurrida por Azata, la constructora del hotel.

(En su día y cuando la socialista Cristina Narbona era ministra de Medio Ambiente, Azata pidió unos 200 millones de indemnización para renunciar al emprendimiento, pero no se logró un acuerdo).

Si se tira del hilo de la madeja, 2003 es el año en que se inició el proceso legal contra el complejo hotelero, fecha en la que se autorizó la licencia municipal para su construcción.

El permiso de obras se fundamentó en un Plan Parcial de urbanización del sector, que debió ser revisado para adaptarse a la Ley de Costas aprobada en julio del mismo año.

Ppero según la nueva secretaria socialista de Cambio Climático y Sostenibildad, Pilar Lucio, cuando se concedió la licencia, el Ministerio de Medio Ambiente, cuyo titular era Jaume Matas, «debió haber intervenido» en la tramitación de la licencia y detenido el procedimiento amparándose en la legislación de costas.

El problema que surge ahora con la última sentencia de la sala Tercera, es que solo puede ser recurrida por las administraciones públicas y en estos momentos la Junta de Andalucía estudia si se puede llevar a cabo este recurso para, según Lucio «cerrar de una vez por todas este disparate urbanístico y ambiental».

(Durante todo este proceso, el alcalde de Carboneras era el socialista Cristóbal Fernández, quien fue condenado por un delito electoral y indultado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero).

Historia Interminable

Activista de greenpeace frente al hotel El Algarrobico

Fotografía facilitada por Greenpeace de una de sus activistas en el paraje de El Algarrobico, en Carboneras (Almería), este 11 de mayo de 2014, cunado pintaron un enorme punto negro en la fachada del hotel para exigir su desmantelamiento inmediato. EFE/Mario Gómez

En esta historia interminable todavía quedan causas abiertas porque los recursos son numerosos.

Sin ir más lejos, la citada Sala Tercera todavía tiene que pronunciarse sobre varias demandas, que se temen serán favorables al hotel, pero que se podrán recurrir ante el Supremo.

Así las cosas la solución «se puede eternizar», admiten las ONG consultadas por Efeverde que piden haya una unificación de la doctrina judicial.
Los únicos que públicamente se han declarado hoy felices son los de la promotora Azata.

Su subdirector general José Rodríguez ha declarado a Efe que han recibido la noticia con «optimismo y alegría moderadas» y han remarcado que «si es jurídicamente posible, continuarán con el hotel».EFE




Secciones:            
Brasil y Lisboa mis primeros destinos profesionales, Hoy entregada al medio ambiente y a mi blog de sexo verde y otras artes http://www.efeverde.com/sexo-verde