El aguilucho cenizo vuela de nuevo por los cielos del Somontano

El aguilucho cenizo vuela de nuevo por los cielos del Somontano

El aguilucho cenizo ha logrado sacar adelante a sus pollos tras una nueva campaña de nidificación en el Somontano de Barbastro gracias a la colaboración de Agentes de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Aragón, ecologistas y agricultores de la comarca.

El aguilucho cenizo, una rapaz de tamaño mediano con alas y cola largas que le permiten planear a baja altura sobre los campos cerealistas de Aragón, instala sus nidos en primavera en el suelo, generalmente en campos de cereal, y cuando los agricultores comienzan la siega, los pequeños pollitos no son capaces de salvarse de las grandes cosechadoras y casi la totalidad perecen por graves amputaciones o aplastadas por las ruedas de la maquinaria.

Según ha informado hoy el gobierno de Aragón, Agentes de Protección de la Naturaleza, ecologistas y agricultores de la comarca colaboran cada año para salvar las polladas de esta especie.

Al inicio de la época reproductora, los APNs escudriñan las áreas potenciales de reproducción por toda la comarca, localizando las parejas establecidas y sus lugares de nidificación.

Una vez localizados los nidos, los APNs contactan con los agricultores propietarios de las fincas con el fin de tomar las medidas necesarias en cada caso para proteger las polladas durante las labores de recolección de cereal y en los días posteriores.

En función del estado de la nidada, lugar en el que se encuentra o cultivo se decide un tipo u otro de protección. Lo habitual es que el agricultor deje sin cosechar un pequeño corro de cereal en torno al nido con el fin de ofrecerle protección frente a predadores y las inclemencias atmosféricas.

Rodeando este corro se coloca un pequeño cercado metálico que evita que los predadores puedan acceder a los polluelos y en algunas ocasiones se coloca un pastor eléctrico si los agentes lo creen necesario.

La comarca del Somontano fue pionera en Aragón en el estudio y protección del aguilucho cenizo, comenzando las primeras campañas de protección de esta especie hace ya casi 25 años. Desde entonces se han salvado cientos de pollos y se han obtenido interesantes datos procedentes del marcaje y anillamiento de estos.

La población de esta especie ha sufrido altibajos en los últimos años en esta comarca y actualmente se estiman entre tres y seis las parejas reproductoras cada año.

A lo largo de la geografía aragonesa, todas las primaveras vuelan decenas de estas bonitas rapaces gracias a la colaboración conjunta de los tres colectivos. EFE




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies