BIODIVERSIDAD-ÁGUILA

El águila imperial recupera terreno en la meseta norte y llega a Valladolid y Salamanca

  • El águila imperial ha triplicado el número de parejas hasta las 70 que hay actualmente en esta comunidad

El águila imperial recupera terreno en la meseta norte y llega a Valladolid y Salamanca Un ejemplar de águila imperial ibérica

El águila imperial ibérica, el ave en peligro de extinción más emblemática de España, ha recuperado terreno en Castilla y León, triplicando el número de parejas, y se ha extendido, desde Ávila y Segovia, a parajes de las provincias de Valladolid y Salamanca.

Gracias a un plan de recuperación, del que hoy ha dado cuenta el director general del Medio Natural de la Junta de Castilla y León, José Ángel Arranz, el águila imperial ha triplicado el número de parejas hasta las 70 que hay actualmente en esta comunidad y llegó a la provincia de Valladolid, en 2009, y a la de Salamanca, donde ha criado por primera vez en 2015, desde sus orígenes en la Sierra de Guadarrama y en las estribaciones próximas al Alberche.

El Plan de Recuperación del Águila Imperial Ibérica en Castilla y León se puso en marcha en 2003, cuando se contabilizaban 22 parejas de esta especie que está considerada como la rapaz española más amenazada y cuya distribución actual se circunscribe al cuadrante suroccidental de la península.

A los dos años de ponerse en marcha el plan ya se habían logrado dos nuevas parejas, un objetivo que se tenía previsto alcanzar en 2009, y en 2011 se duplica y se sobrepasa ampliamente el ámbito de su aplicación, hasta llegar a las 70 parejas, con 91 pollos volados.

Al inicio de la puesta en marcha del plan el área de distribución correspondía exclusivamente a las provincias de Segovia y Ávila, pero actualmente ocupa en la comunidad autónoma setenta territorios, veintiséis más que el objetivo fijado inicialmente.

Se ha extendido después a las provincias de Valladolid, donde hay doce parejas establecidas, y más recientemente a la de Salamanca, donde hay una, aunque el director general del Medio Natural ha advertido que existen datos de su presencia en Zamora.

Castilla y León presenta la productividad más alta de España en número de pollos por año y nido, 1,3, a pesar de ser el territorio más septentrional y situarse al límite de la distribución de la especie.

No obstante, el director general del Medio Natural no descarta que el águila imperial ibérica llegue a las provincias de Palencia y Burgos, una vez que se han encontrado indicios de su presencia en la de Zamora.

En la puesta en marcha del Plan se detectó inicialmente que los pollos volados en Castilla y León tendían a dirigirse al sur de la península, donde se encontraban con zonas en las que encontraba más dificultades para sobrevivir por los impedimentos que suponen algunas infraestructuras, principalmente las eléctricas.

Sin embargo, posteriormente y coincidiendo con la sobreabundancia en los campos de Castilla y León de conejos, que constituyen uno de los principales sustentos alimentarios del águila imperial, se advirtió una expansión hacía tierras más norteñas, lo que ha hecho que José Ángel Arranz haya apuntado la posibilidad de su expansión por las provincias de Burgos y Palencia.

A juicio del director general, uno de los factores determinantes en la recuperación de la población del águila imperial en Castilla y León ha sido la disminución de la mortalidad no natural, causada principalmente por los tendidos eléctricos, los envenenamientos y los disparos de los cazadores.

Así se ha constatado que de los ejemplares atendidos en los centros de recuperaciones de aves, 33 murieron por envenenamiento, quince por electrocución, cuatro por traumatismo, tres por disparos, dos por enfermedad y uno por colisión con el tendido.

Después de algunas modificaciones introducidas en los tendidos eléctricos, ahora mismo y según el director general del Medio Natural, el mayor peligro para la expansión el águila imperial ibérica es el envenenamiento, a pesar de la estrategia de acción contra el veneno. EFE




Secciones:            
Periodista ambiental de la Agencia EFE. Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad 2017. 2013/14 Knight Science Journalist Fellow en MIT y Harvard. Investigadora de la comunicación del cambio climático en la Universidad de Oxford.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies