LATINOAMÉRICA CONSERVACIÓ

El efecto “sombrilla” que obliga a Latinoamérica a proteger al jaguar

El efecto Jaguar (Panthera onca). Imagen cedida por la organización Panthera

Zoilo Carrillo / México.- Más allá de ser el felino más emblemático de América, el jaguar tiene un rol esencial como "especie sombrilla" dentro del ecosistema, una razón de peso para que países latinoamericanos hagan esfuerzos para su conservación, dijo a Efe la directora de la organización Panthera en México, Diana Friedeberg.

“Al proteger al jaguar nos estamos protegiendo a nosotros mismos. Tiene un rol como especie sombrilla; al protegerlo a él proteges a todo el ecosistema que queda bajo esa sombrilla, tanto flora como animales que llevan a cabos servicios ecosistémicos”, explicó.

Según esta lógica, mantener sano al jaguar permite que este “proteja” los bosques en los que habita y hace que puedan seguir “limpiando el aire que respiramos”.

Objetivo: jaguar

La conservación del felino más grande de América y tercero del mundo se ha vuelto uno de los objetivos primordiales a nivel ambiental para los Gobiernos de la región.

Sin ir más lejos, hace dos semanas algunos países latinoamericanos anunciaron el “Plan Jaguar 2030: Plan Regional para la Conservación del Felino más grande del Continente y sus Ecosistemas”.

Este plan dibuja una hoja de ruta que pasa por proteger 30 paisajes prioritarios de conservación de esta especie para el año 2030 con el objetivo de frenar la disminución de población que ha sufrido la Panthera onca.

Según indicó Friedeberg, el jaguar ha perdido 50 % de su hábitat original en América Latina durante los últimos 100 años. En ese mismo lapso de tiempo, México vio cómo disminuía la ocupación original del felino en 60 %.

“Estamos en un momento crítico, pero si hacemos esfuerzos de conservación aún lo podemos salvar”, aseguró la bióloga por la Universidad de Massachusetts (Estados Unidos).

Aunque el jaguar es una especie esencial en la mitología prehispánica y presente en el imaginario de millones de personas, Friedeberg consideró que “aún sabemos muy poco sobre su historia de vida, sobre sus poblaciones o cuántos hay exactamente”.

Estrategias de conservación

En la organización Panthera se tienen distintas estrategias de conservación, como la creación de corredores biológicos para llevar a cabo distintas acciones específicas.

“El jaguar, siendo un animal tan grande, necesita grandes extensiones de tierra. No le gusta compartir. Necesitamos proteger grandes áreas para que haya una población estable y esta población tiene que poder comunicarse con otras poblaciones para mantener el flujo genético”, abundó sobre el mamífero, que habita en 18 de los 20 países de América Latina.

La experta en gestión y manejo de Áreas Naturales Protegidas indicó que los ganaderos suelen tener conflictos con los jaguares que depredan a sus hatos, algo que se debe atender.

“En esos casos trabajamos directamente con los ganaderos para que lleven un correcto manejo ganadero e implementamos un modelo de estrategias para mantener el ganado seguro, como los corrales nocturnos”, contó.

Otra acción esencial para conservar al jaguar son los pasos de fauna que se diseñan en túneles o puentes para que los animales puedan cruzar las carreteras sin peligro.

Respecto de la protección, expuso que “en México existen muy buenas leyes de protección en papel”, pero hace falta “que la autoridad ejerza realmente”.

Amenazas

Un ejemplo de esto son las muertes de jaguar que se siguen produciendo y que quedan impunes. “Matar un jaguar en México es ilegal desde el 87, pero sigue pasando y nadie ha ido a la cárcel por eso”, lamentó.

Por último, la falta de coordinación entre distintas entidades gubernamentales dificulta la protección del carnívoro.

Existen tres órganos fundamentales: la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

Ocurre que Sagarpa da subsidios a agricultores y ganaderos en las mismas áreas donde Conanp y Conafor dan subsidios para no talar el bosque, provocando que los intereses se crucen.




Secciones: