ESPECIES INVASORAS

Editan dos manuales para evitar la propagación de la mimosa y el alianto

Editan dos manuales para evitar la propagación de la mimosa y el alianto Mimosa con nieve. Archivo EFE/ Sebastien Nogier

Mérida (EFEverde).- El Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CICYTEX) ha elaborado dos manuales para la gestión de las especies invasoras mimosa (Acacia dealbata) y ailanto (Ailanthus altissima), con el fin de concienciar sobre la importancia de controlarlas y evitar problemas medioambientales y económicos.

Los manuales se han editado en el marco del proyecto “Lucha contra la especies invasoras en las cuencas hidrográficas del Tajo y del Guadiana en la Península Ibérica” (LIFE+ INVASEP), según ha informado la Junta de Extremadura en una nota de prensa.

La presencia de estas especies invasoras impacta directamente sobre la vegetación autóctona, reduciéndola e incluso haciéndola desaparecer. Además de disminuir la biodiversidad, alteran el suelo y la disponibilidad de alimento para los herbívoros, y actúan negativamente sobre la salud humana debido a que su polen es un potente alérgeno y su erradicación es difícil y costosa en términos económicos.

En el caso del ailanto, una vez que se ha establecido es muy difícil de erradicar, ya que es una planta de crecimiento rápido, alta capacidad reproductiva y de expansión, gran adaptabilidad a los territorios invadidos y también a condiciones ambientales adversas.

También la mimosa es una especie con una tendencia claramente expansiva, rápido crecimiento y reproducción, fuerte capacidad de rebrote y además colonizadora en lugares alterados especialmente después de incendios o aclarados.

Exóticas invasoras

En Extremadura la introducción de especies exóticas invasoras es la segunda mayor amenaza para la fauna y flora autóctonas, después de la destrucción del hábitat.
Según los datos que manejan los investigadores, tanto el ailanto como la mimosa presentan un alto riesgo de invasión en Extremadura.

El área invadida por rodales de ailanto supera los 120.500 metros cuadrados, mientras que en el caso de la mimosa la superficie ocupada es de aproximadamente 83.650 metros cuadrados.
Por último, el Instituto del Corcho, la Madera y el Carbón Vegetal, adscrito a CICYTEX, ha diseñado un método experimental de control de estas especies mediante el uso de hongos saprofitos autóctonos.

El método consiste en inocular en el tronco clavijas de madera infectadas con dichos hongos para impedir que el árbol vuelva a crecer una vez talado, sin necesidad de recurrir a productos químicos. EFE
amc/cgr




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies