UE ECOLOGIA

Ecologistas tachan política ecológica de nueva CE de “deriva antiambiental”

  • No bastó con el apoyo mayoritario de los Estados de la UE para mantener el paquete de economía circular y aire limpio

     

Ecologistas tachan política ecológica de nueva CE de Presidente CE Jean-Claude Juncker abraza al del Europarlamento Martin Schultz. EFE/PATRICK SEEGER

Efeverde.- Las organizaciones ecologistas de ámbito nacional en España, Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra, Seo/Bird Life, WWF y Greenpeace, han criticado con dureza la "deriva antiambiental" de la nueva Comisión Europea tras la eliminación del paquete legislativo de la economía circular y el aire limpio.

Lo han hecho a través de un comunicado publicado tras la presentación del plan de trabajo para 2015 por el nuevo presidente de la CE Jean-Claude Juncker y su equipo, donde se ha confirmado la eliminación de 80 normativas pendientes, entre las cuales se encontraba este conjunto de medidas medioambientales.

La economía circular supone cerrar el ciclo de los materiales reciclando o reintroduciendo los recursos contenidos en los residuos en el proceso de producción, algo especialmente útil para una economía como la de la Unión Europea por la creciente inseguridad de suministros de materias primas y su progresivo encarecimiento que, según el comunicado, sólo en el último decenio ha sido del 150 %.

La propia CE estimaba a principios de este mismo año que la industria europea podría ahorrar 630.000 millones de euros al año y crear 180.000 nuevos puestos de trabajo adicionales, si se aplicaban las decisiones incluidas en este paquete.

Por ello, según los ecologistas, la decisión “no tiene ninguna lógica económica” y “entra en contradicción total con su intención declarada de crear puestos de trabajo, mejorar la economía europea y mantener altos niveles de protección social, ambiental y de la salud.”

El mismo paquete proponía además una revisión de las directivas de residuos y establecía porcentajes “ambiciosos” de reciclaje para 2030, así como la prohibición del vertido en 2025, la obligación de la recogida selectiva en origen de biorresiduos y la reducción del 30 % de residuos alimentarios.

Esta última aportación legal estaba destinada a “salir de la absurda situación actual” en la que cerca del 60 % de los recursos contenidos en los residuos se desperdician en vertederos o incineradoras en Europa.

Ninguna de estas medidas se llevará a cabo ahora, pese a la importante reacción en sectores industriales, agentes sociales, grupos ambientales y otros para pedir a Juncker la continuidad del paquete.

Insuficiente apoyo mayoritario de los Estados

Incluso dentro de la propia UE, 23 de los actuales 28 estados votaron a favor de mantener este paquete en la última reunión de la comisión de medio ambiente del Consejo Europeo, y 11 responsables ministeriales, entre ellos el español, habían apoyado expresamente su permanencia, motivo por el que los ecologistas consideran “totalmente antidemocrática” la decisión de Juncker y su equipo.

El anuncio de la Comisión de presentar otro paquete “más ambicioso” a finales de 2015 “resulta muy poco creíble, dado que el que elimina contaba con apoyo mayoritario de la sociedad civil”.

Los ecologistas también denuncian la “ambigüedad” en las nuevas medidas para mejorar la calidad del aire, “sin descartar que en realidad estemos ante una posible suspensión de su aplicación”.

Una decisión “paradójica y preocupante”, ya que se adopta justo tras conocerse dos estudios de la Agencia de Medio Ambiente Europea con datos “demoledores”, como que el aire contaminado provoca la muerte prematura de 450.000 europeos anualmente o que el coste económico de la contaminación de origen industrial supone hasta 190.000 millones al año.

La nueva directiva de techos de emisión nacionales aspiraba a poner coto a los seis principales contaminantes, reduciendo progresivamente sus emisiones máximas hasta 2030, cuando debería alcanzarse unos niveles menos perjudiciales para la salud.

El comunicado finaliza con un llamamiento al Gobierno español para “tomar las riendas” y aplicar medidas de protección ambiental, de la salud y el bienestar de las personas, dada la visión “cortoplacista y anticuada de la nueva Comisión Europea”. EFEverde

 

ppm/ram

 




Secciones:            
Pedro Pablo G. May
Periodista y escritor, con más de treinta y cinco años de experiencia, siempre interesado en la Naturaleza, la ciencia y las nuevas tecnologías.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies