ECOLOGÍA GRANJAS

Ecologistas piden que el discurso de Garzón se traduzca en “políticas concretas”

©Greenpeace

Las principales ONG ecologistas en España secundan la crítica del ministro de Consumo Alberto Garzón a las macrogranjas, pero reclaman que el discurso se traduzca en “políticas concretas” que acompañen la “paulatina y necesaria” desaparición de la ganadería industrial.

Así lo han indicado este jueves las organizaciones Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF en un comunicado enviado conjuntamente en el que han manifestado su rechazo “rotundo” al modelo ganadero industrial y han suscrito las declaraciones que Garzón dio al periódico The Guardian en 2021, en las que defendía la ganadería extensiva.

“Las palabras del ministro Garzón son coherentes con la ciencia actual en materia ambiental y de salud pública y están avaladas por organismos internacionales de máxima credibilidad como el IPCC, el IPBES o la OMS”, han alegado los ecologistas, pero han reclamado que ese discurso se traduzca en “políticas concretas” que reduzcan la cabaña ganadera en intensivo.

Argumentan que la cabaña ganadera industrial, “especialmente de cerdos y aves, y en menor medida de vacas”, aumenta rápidamente mientras desciende el número de pequeñas explotaciones y el empleo en el sector, hecho que a su juicio refleja “la intensificación e industrialización” de esta actividad.

“España es la fábrica de carne y lácteos de Europa y China, con la producción industrial de cantidades ingentes de animales para abastecer al mercado internacional”, denuncian, y piden una transición en el sector a fin de cumplir con los compromisos climáticos y de biodiversidad fijados en el Pacto Verde Europeo, la Agenda 2030 de Naciones Unidas o el Acuerdo de París.

No culpan de ello a los ganaderos, que “en muchos casos se ven obligados por la agroindustria y los mercados a intensificar sus explotaciones para poder sobrevivir”, aclaran en el escrito.

Entre los impactos socioambientales de este modelo citan la deforestación, la destrucción de biodiversidad, el “desplazamiento forzoso” de poblaciones en zonas donde se produce la soja para los piensos, la contaminación de aguas, suelos y aire, la contribución al cambio climático, la vulneración de derechos humanos o los problemas de salud derivados de dietas “excesivamente carnívoras” y del abuso de antimicrobianos.

Para transitar a un modelo en línea con los límites del planeta, los grupos ecologistas piden “declarar inmediatamente” una moratoria a “cualquier proyecto nuevo” o a la ampliación de explotaciones de ganadería industrial, así como “establecer un diálogo social” que cuente con el sector ganadero extensivo y con la sociedad civil para diseñar una estrategia de transformación “paulatina”.

Además, piden desarrollar un marco normativo, comercial (con un etiquetado explícito) y fiscal que “permita diferenciar y favorecer la ganadería extensiva en políticas y mercados; y también una estrategia estatal que apoye la ganadería extensiva. EFEverde

 




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com