SUCESOS POZO

Ecologistas critican la “impunidad” frente a los pozos ilegales en España

Ecologistas critican la Ecologistas critican la "impunidad" frente a los pozos ilegales en España. EFE/Daniel Pérez

La "abundancia" de pozos ilegales en España cuenta con la "impunidad" de la Administración, que "ignora" este "gravísimo problema" a pesar de contar con una "buena regulación" en la materia, según han indicado a EFEverde diferentes organizaciones ecologistas.

El pasado domingo, un niño de dos años se precipitó a un pozo de más de cien metros de profundidad en una finca privada de la localidad malagueña de Totalán.

Más de un millón de pozos

En España se estiman más de un millón de pozos ilegales, según datos revelados en 2017 por el Ministerio de Agricultura y recordados hoy a EFEverde por el coordinador de la campaña de aguas de Greenpeace, Julio Barea.

Esta cifra duplicaría los 510.000 pozos ilegales reconocidos ya en 2006 por un documento oficial de la Dirección General de Aguas: un total de “3.600 hectómetros cúbicos anuales, suficientes para abastecer a una población de 40 millones de personas”, ha recordado sobre aquel informe el coordinador del área de Agua de Ecologistas en Acción, Santiago Martín Barajas.

Ley de Aguas

Si bien la actual Ley de Aguas es una “buena herramienta” para que la Administración confronte este asunto, a juicio de los ecologistas, ésta “decide mirar para otro lado” y “no aplicar la normativa”.

De hecho, según estimaciones de Greenpeace en los últimos cinco o seis años “solo se han cerrado cinco pozos”.

Política agraria

La mayoría de los pozos perforados en España se destinan a labores de regadío, ha reconocido Martín Barajas; se trata de socavones que no está permitido abrir, ya sea “por falta de agua o sobreexplotación del acuífero”, ha indicado.

El ecologista señala que parte del problema está también en una política agraria que fomenta la agricultura de regadío “a cualquier precio”.

En este sentido, Barea considera que las políticas en la materia deberían “promover la adaptación de la agricultura a la disponibilidad de agua”, algo que “nadie se está planteando aún”.

Localización de los pozos

Los pozos ilegales se extienden por todo el territorio, según Martín Barajas, con una de sus muestras más evidentes en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, donde a pesar de las abundantes lluvias de la pasada primavera “estaba todo prácticamente seco”, ha indicado.

Otro punto rojo se encuentra en el Parque Nacional de Doñana, espacio natural donde se estiman “más de 1.000 pozos ilegales”, muchos de ellos “conocidos por la Administración” y sobre los que “no se actúa”, han señalado desde Greenpeace.

Daños medioambientales

Esta práctica ilegal supone “gravísimos” e “irreversibles” daños sobre las masas de agua españolas como la contaminación o sobreexplotación de los acuíferos y la disminución del caudal de los ríos, han señalado los expertos.

Además, los efectos del cambio climático como las sequías no harán sino “acrecentar este problema”.

En los últimos 25 años, de hecho, se ha reducido en un 20 por ciento el volumen de agua utilizable en los ríos de la península, ha recordado el portavoz de Ecologistas en Acción.

También te puede interesar:



Secciones:            

Temas:

efeverde
Plataforma global de periodismo ambiental y científico de la Agencia EFE (EFEverde y EFEfuturo) www.efeverde.com y www.efefuturo.com