MEDIO AMBIENTE

Directoras Greenpeace: “Solucionar la crisis ambiental requiere cambiar el sistema económico”

  • Morgan y McDiarmid son las dos primeras mujeres en asumir la dirección de Greenpeace Internacional y en hacerlo de forma compartida; no se conocían personalmente aunque ambas poseen un currículum de cerca de tres décadas en la primera línea de la defensa del planeta.

Directoras Greenpeace: Jennifer Morgan y Bunny McDiarmid, nuevas directoras ejectuvias de Greenpeace Internacional.

La organización ecologista más combativa, Greenpeace otorga su timón, por primera vez en sus 40 años de historia, a dos mujeres: Jennifer Morgan y Bunny McDiarmid, que asumen la dirección internacional con el convencimiento de que solucionar la crisis ambiental requiere cambiar el modelo económico.

“Nuestro principal reto es hacer entender a la sociedad que solucionar los problemas ambientales implica atajar de fondo de las desigualdades y los desequilibrios del sistema económico actual“, coinciden ambas en una entrevista telefónica con Efe.

El cambio climático o la destrucción de los ecosistemas “tienen su origen en el desequilibrio de poderes que hay en el mundo, en que sean los intereses de un reducido grupo de personas ricas los que muevan el mundo“, subraya Morgan.

Precisamente ese pequeño grupo de individuos “son los que suelen bloquear las soluciones a los problemas ambientales”, apostilla McDiarmid.

Dos mujeres en la primera línea de la defensa ambiental

Morgan y McDiarmid son las dos primeras mujeres en asumir la dirección de Greenpeace Internacional y en hacerlo de forma compartida; no se conocían personalmente aunque ambas poseen un currículum de cerca de tres décadas en la primera línea de la defensa del planeta.

Morgan es estadounidense y en los últimos años ha sido directora de cambio climático del World Resources Institute (WRI), donde la comunidad internacional la ha reconocido como una personalidad fundamental para lograr el Acuerdo de París; mientras que la neocelandesa McDiarmid es una veterana activista de Greenpeace en su país.

“Creando una codirección Greenpeace envía el mensaje de que necesitamos más liderazgos compartidos alrededor del mundo para resolver la crisis ambiental; el hecho de que seamos mujeres no debería ser noticia en el año 2016 aunque espero que sirvamos de inspiración para que muchas otras asuman posiciones similares“, afirma Morgan.

¿Cuáles creen las nuevas directoras de Greenpeace que es el asunto medioambiental más acuciante en estos momentos? McDiarmid responde de inmediato que “el cambio climático y la pérdida de biodiversidad”.

“Estamos en un momento en el que lo que hagamos ahora en estas dos materias va a tener un impacto fundamental en el mañana“, agrega.

Techo a las emisiones en 2020

“Desde Greenpeace estaremos vigilantes para que el Acuerdo de París entre en vigor tan pronto como sea posible, preferentemente este año, y para que los gobiernos actúen más rápido y vayan más allá de lo que se han comprometido”, incide Morgan.

A juicio de ambas, para que el pacto climático global sea efectivo “es vital que las emisiones de CO2 toquen techo en 2020, y que el dinero deje de fluir hacia los combustibles fósiles y se desvíe hacia las renovables, ya que sólo así se cumplirá lo acordado”.

Preguntadas sobre qué errores de los que ha cometido Greenpeace en el pasado les gustaría evitar en esta nueva etapa, McDiarmid apostilla que la organización está ahora “más abierta a trabajar y a colaborar con un grupo más amplio de gente de lo que lo estaba en el pasado”.

“Más que cómo un error lo veo como una evolución de nuestra organización, pero sí, nuestra intención es abrir la organización y construir alianzas con gente con la que antes no estábamos tan dispuestos a colaborar porque estamos un momento crítico”, añade.

¿Qué les gustaría haber logrado dentro de diez años? “Haber convencido a los Gobiernos para actuar rápido contra el cambio climático y llegar a tiempo, haber conseguido un giro hacia la sostenibilidad por parte de las empresas y del sector energético, y reconducido a la industria pesquera hacia prácticas más sostenibles“, asegura McDiarmid.

“A mi me encantaría que todas esas millones de personas que hoy no cuentan con acceso a la energía lo tengan mediante las renovables; que no haya multinacionales enriqueciéndose a costa de destruir los ecosistemas de todos y que hayamos sido capaces de transitar hacia un nuevo modelo de desarrollo atendiendo a los más vulnerables, y a su vez menos responsables del cambio climático“, concluye Morgan.EFE




Secciones:                            
Periodista ambiental de la Agencia EFE. Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad 2017. 2013/14 Knight Science Journalist Fellow en MIT y Harvard. Investigadora de la comunicación del cambio climático en la Universidad de Oxford.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies