CABRA MONTÉS

Las diferencias sobre control letal frenan la gestión de cabra montés en Guadarrama

Individuo de cabra montés en Guadarrama. EFE/Pablo Rojo.

Desde su reintroducción en 1990, la presencia de la cabra montés (Capra pyreanica) en la vertiente madrileña del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama ha crecido muy por encima de lo recomendable, pero la discrepancias a la hora de tomar unas u otras medidas para su control enturbian la gestión de esta especie.

Según los datos del último estudio del Centro de Investigación, Seguimiento y Evaluación (CISE) del propio parque, en la actualidad existen unos 6.200 ejemplares, “muy por encima” de los 1.946 que sus expertos recomiendan como la cantidad máxima que puede soportar la zona.

Por ello, la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid (CAM) diseñó ya en 2016 un plan de gestión específico para su supervisión que incluía control letal -es decir, eliminación de un porcentaje de estos ejemplares-, lo que provocó la protesta de las organizaciones animalistas.

El exceso de individuos de cabra montés puede derivar en pérdida de vegetación y de suelo. EFE/Pablo Rojo.

El Partido Animalista contra el Maltrato Animal (PACMA) presentó un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de la CAM fundado en la acusación de que el proceso de asignación del plan no había sido desarrollado “con la transparencia necesaria” y se le había denegado la solicitud de información presentada, lo que paralizó el proceso en octubre de ese mismo año.

“La publicación del plan se hizo sin información pública, a través de la cual cualquiera puede presentar sus propuestas”, ha explicado a Efe la presidenta del PACMA, Laura Duarte, quien aboga por un control poblacional de los animales “mediante el freno a la reproducción, a través de la reproducción quirúrgica o mediante la disposición de elementos que impidan que los animales se reproduzcan” en lugar de matarlos.

En todo caso, la sobrepoblación de ejemplares de cabra montés sigue siendo un problema que está provocando un “desastre ambiental” en Guadarrama, no sólo por la pérdida de vegetación y suelo, sino también debido al riesgo de desarrollo de enfermedades animales como la sarna o, más peligrosa para el ser humano, la aparición de algunos tipos de zoonosis, según denuncia del director de la Fundación Artemisan Fernando Villanueva.

Villanueva ha asegurado a Efe que “la captura en vivo por sí sola no es efectiva” y defiende la necesidad de aplicar una metodología conjunta que incluya el control letal, como figuraba en el plan de 2016.

Es el mismo criterio de la Consejería de Medio Ambiente de la CAM, que el año pasado aprobó un nuevo plan de gestión que aplica precisamente esta metodología pero todavía no se ha puesto en marcha.

Grupo de individuos de cabra montés en Guadarrama. EFE/Pablo Rojo.

Captura en vivo

Juan Lazcano, gerente de la empresa Tracani, que se encargó de las capturas en vivo de esta especie entre 2009 y 2016, ha indicado que en aquel período las capturas fueron en aumento año tras año hasta que en 2015 consiguieron capturar 153 ejemplares pero, en 2016 y “como consecuencia de la dispersión de la población por los disparos” del control letal, la cifra descendió a 53, motivo por el cual “no comparto que el control de captura y letal se complementen entre sí”.

En 2016 “fueron abatidos 120 ejemplares, 96 machos y 24 hembras y yo no veo cómo se puede bajar una población a base de matar más machos que hembras, eso es más bien una actividad cinegética” que, según recuerda, está prohibida legalmente al tratarse del territorio de un Parque Nacional.

Comparando además los 153 animales retirados vivos en 2015 con los 173 capturados y muertos en 2016, Lazcano no ve “una diferencia tan grande como para que el control letal tenga ningún beneficio”, sobre todo porque “a día de hoy nosotros podríamos estar sacando entre 300 y 400 cabras vivas al año”. EFEverde.

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com