LEY CAMBIO CLIMÁTICO

Diez claves de una ley que cambiará nuestro día a día

Recurso de archivo

La Ley de Cambio Climático, que ha aprobado este martes el Consejo de Ministros para su remisión al Parlamento, abre la ruta para la descarbonización de España a más tardar en 2050, un recorrido que implica un cambio de modelo socioambiental y energético que afecta a múltiples sectores y que supondrá cambios en la forma en la que nos movemos, generamos o consumimos la energía.

Medidas de adaptación, económicas, de política ambiental, transición justa,… una legislación transversal o “pacto intergeneracional” como ha sido definido por el Gobierno, compuesta de 36 artículos distribuidos en nueve títulos que abarca numerosos campos de actividad con múltiples claves. Estás son algunas de ellas:

1.- Alineados con Europa. La Ley entronca con los objetivos de la UE en materia de lucha contra la crisis climática, con su Ley de Cambio Climático y con la nueva estrategia de crecimiento del Pacto Verde, una herramienta para cumplir con los objetivos del acuerdo de la ONU sobre el clima (Acuerdo de París de 2015) que también “señalará el camino” para la recuperación económica post pandemia.

2.- Reducción de emisiones. Entre los objetivos inmediatos, en apenas 10 años, en 2030 se deberán reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del conjunto de la economía española en, al menos, un 20 % respecto del año 1990, con la meta de la descarbonización en 2050. 

3.- Impulso de las energías limpias y eficiencia energética. Al final de la próxima década, el 35 % del consumo final de la energía deberá ser de origen renovable. En el caso del sistema eléctrico, la presencia renovable en 2030 deberá ser de al menos un 70 %. La rehabilitación energética de edificios es uno de los ejes de actuación. Para atraer recursos se amplía hasta 2030 el Fondo de Eficiencia Energética, que ha permitido movilizar más de 1.000 millones de euros en los últimos cinco años.

4.- Movilidad sostenible y adiós a los coches contaminantes. La Ley fija, en consonancia con las políticas europeas, el año 2040 para eliminar la venta de vehículos no comerciales que no sean de cero emisiones. Los vehículos de combustión, salvo los históricos, dejarían de circular diez años después en 2050. Otras medidas son la implantación de una red de recarga de vehículos eléctricos, impulso de la movilidad sostenible y acciones encaminadas a la reducción de emisiones del transporte aéreo y marítimo. 

5.- Ciudades mas saludables. Los municipios de más de 50.000 habitantes deberán habilitar zonas de bajas emisiones y, además, se “blinda” su reversibilidad mediante un informe preceptivo del Ministerio y la autoridad autonómica competente y se apoyan iniciativas de impulso de transporte público y del uso de la bicicleta.

6.- Transición justa y mercados financieros. La norma asume que esta transformación socioambiental y de modelo creará empleo, pero también tendrá impactos con perdida de puestos de trabajo. A tal efecto, y cada cinco años, el Gobierno ha de aprobar una Estrategia de Transición Justa con la participación de las Comunidades Autónomas y los agentes sociales.  Además se integra el riesgo de cambio climático en las entidades cuyos valores se negocien en mercados regulados y las obliga a presentar informes sobre riesgos climáticos. 

7.- Biocombustibles y biogas. Se aprobarán planes específicos para impulsar los gases renovables, incluyendo el biogás, el biometano, el hidrógeno y otros combustibles en cuya fabricación se hayan usado exclusivamente materias primas y energía de origen renovable.

8.- Prohibición de los sondeos y prospecciones de combustibles fósiles. No se otorgarán nuevas autorizaciones de exploración, de investigación y de explotación de hidrocarburos en todo el territorio nacional, incluyendo el mar territorial. Además se prevé la desinversión del sector público en participaciones o instrumentos financieros de entidades cuya actividad incluya la extracción o procesado de estos productos energéticos.

9.- Adaptación. La Cuenca Mediterránea es una de las zonas más afectadas por la crisis climática y España verá agudizados sus efectos. La educación y capacitación, el aumento de conocimiento sobre la materia se reforzará y se impulsarán nuevos perfiles profesionales vinculados a la sostenibilidad y frente al cambio climático. El Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) será el elemento básico para guiar esa adecuación a los impactos transfronterizos. 

10.- Presupuesto. La ley prevé que al menos un porcentaje equivalente al acordado en el Marco Financiero Plurianual de la Unión Europea de los Presupuestos Generales del Estado deberá contribuir a los objetivos establecidos en materia de cambio climático y a la transición energética.

Según cálculos del Plan Nacional de Energía y Clima, la transición ecológica atraerá más de 200.000 millones de euros de inversión en los próximos diez años, generando entre 250.000 y 350.000 empleos netos anuales, y estiman que el PIB español aumentará en torno un 1,8 % en 2030, respecto a lo que lo haría en un escenario sin medidas; lo que supone entre 16.500 y 25.700 millones de euros. EFEverde

al

Te puede interesar:

El Gobierno aprueba la Ley de Cambio Climático que impulsa el coche eléctrico y las energías verdes

En 2040 adiós a los vehículos que no sean “cero emisiones”

Las ONG creen que la Ley del Clima llega en un momento clave, pero es insuficiente

Ribera: La Ley del Clima ayudará a definir la España que queremos reconstruir




Secciones:        
#Periodistaambiental, maestro en #FNPI. Premio Nacional de Medio Ambiente y de la Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad Dirijo www.efeverde.com y www.efefuturo.com @arturolarena. Más sobre mí: www.arturolarena.es