'Días de bosque, agua y piedra', una relación "complicada" con la naturaleza

NATURALEZA LIBRO

‘Días de bosque, agua y piedra’, una relación “complicada” con la naturaleza

'Días de bosque, agua y piedra', una relación Vega del Codorno (Cuenca) EFE/SANTIAGO TORRALBA

Juanjo Cordero.- Escribir sobre naturaleza "me ha hecho ser un poco pesimista sobre nuestra relación complicada con la Tierra", asegura el escritor y especialista en educación ambiental, Jaime Rodríguez, ganador del I Premio Tundra de literatura de naturaleza 2019 por su obra 'Días de bosque, agua y piedra'.

Las personas “creen que conocen perfectamente la naturaleza simplemente con salir un día al campo con la nevera y un refrigerio”, este echo solo confirma, según Rodríguez, “que no estamos conectados con el medio natural que nos rodea”.

El autor cree que tener una “profunda alianza con la Tierra” y fomentar una relación estrecha con ella es “fundamental para el futuro de toda la humanidad”.

Cuidar ecosistema

El libro comienza con una reflexión personal de Rodríguez sobre la naturaleza, “desde mi perspectiva más cercana, la serranía de Cuenca, donde tenemos elementos básicos como los bosques, el agua y la piedra”, que dan nombre a tres capítulos del libro.

En el segundo apartado del libro, denominado ‘El bosque’, el autor pretende que el lector tenga la necesidad de acercarse a este hábitat, “aceptar los arboles como forma de vida” y “sentir gratitud” por todos los beneficios que aportan.

Rodríguez expone en un apartado la necesidad de cuidar un elemento “menospreciado” y fundamental para los ecosistemas, el agua, “aquí en Cuenta el agua rompe, esculpe y da vida”.

El especialista explica que en los paisajes rocosos los “sentimientos de agigantan, el terreno se hace grande y los humanos nos hacemos pequeños”.

La obra finaliza con “El fin del camino” donde el autor trata de profundizar en el problema del abandono rural, ha explicado el autor quien no entiende esta situación, “parece que hemos preferido malvivir en la ciudad a cambio de no vivir en el pueblo y tiene mucho merito vivir en ellos”.

Éxodo rural

Esta forma de vida, “alejada de la ciudad y que es poco conocida”, la he querido recuperar al final del libro, “no se trata de remarcar la frase de ‘cualquier tiempo pasado fue mejor’, se trata de defender las culturas populares que se están perdiendo, nuestras raíces”.

Rodríguez ha admitido que el escribió para “poner en papel lo que sentía al estar en contacto con el medio rural” pero no lo hizo para un concursar. La responsabilidad de concurrir fue de sus hijos, pues según cuenta, “me enteré del Premio Tundra por ellos y me presenté sin decirl nada a mi familia”.

El libro fue galardonado con el Premio Tundra de Literatura de Naturaleza 2019, “me enteré de esta noticia por mi hijo que vive en Bélgica y es una de las mayores satisfacciones que me han venido en mi corta carrera como escritor”.

El autor admite que todo surge del entorno natural de Cuenca e invita a cualquier persona a escribir “lo que realmente siente cada vez que va al campo” y leer sobre naturaleza, ya que “ayuda en nuestra relación con la Tierra”.EFEverde




Secciones: