Devuelven a su hábitat a 10 aves recuperadas en Sevilleja de la Jara (Toledo)

La suelta de estas rapaces ha tenido lugar en el Cerro de Noez (Toledo), donde han sido liberadas dos águilas imperiales ibéricas, dos cárabos, dos águilas ratoneras, dos cernícalos comunes y dos mochuelos, según ha informado en una nota de prensa la Consejería de Desarrollo Sostenible. Las aves han sido reintroducidas en el hábitat natural …

La suelta de estas rapaces ha tenido lugar en el Cerro de Noez (Toledo), donde han sido liberadas dos águilas imperiales ibéricas, dos cárabos, dos águilas ratoneras, dos cernícalos comunes y dos mochuelos, según ha informado en una nota de prensa la Consejería de Desarrollo Sostenible.

Las aves han sido reintroducidas en el hábitat natural después de haber sido recuperadas en el CERI, tras haber tenido incidencias o daños que les han impedido volar, como accidentes, traumatismos, electrocuciones o inanición.

Entre las rapaces liberadas se encuentran dos ejemplares jóvenes de águila imperial ibérica, que fueron recogidos de su nido el pasado mes de junio, cuando eran pollos, después de que los adultos que los criaban murieran por electrocución.

El proceso de crianza de estas dos aves se ha completado en el CERI de Sevilleja de la Jara, donde se les ha colocado un emisor por satélite GMS para su seguimiento posterior, ha indicado la Junta de Comunidades.

A la liberación de las aves recuperadas ha asistido un grupo de alumnos del colegio público ‘Santísimo Cristo de la Luz’, de Noez, junto al consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, al delegado provincial del departamento en Toledo, Tomás Villarrubia y al alcalde de Noez, Antonio Ruiz.

Escudero ha agradecido “la extraordinaria labor” que desempeñan los técnicos, especialmente los agentes medioambientales, en la lucha contra el veneno ilegal y también en el rescate y tratamiento de aves en peligro en la región

En este marco se desarrolla la labor del CERI de Sevilleja de la Jara, un referente regional en materia de recuperación de fauna silvestre, en cuyas instalaciones ingresan cada año cerca de 700 animales, en su mayoría aves rapaces, que llegan por múltiples razones como traumatismos, electrocuciones, caídas de los nidos, disparos o envenenamiento, de los que muchos de ellos son recuperados y devueltos a su hábitat natural.

Además, el CERI es el único centro en el mundo en el que se han reproducido en cautividad tres especies de grandes águilas europeas (águila imperial ibérica, águila real y águila perdicera) mediante la técnica de reproducción asistida.

Junto a la recuperación de fauna silvestre protegida, este centro realiza otras actividades de control y detección de enfermedades en la avifauna silvestre, pruebas forenses (intoxicación y electrocución) y actividades de educación ambiental entre los escolares de la provincia de Toledo, sobre la importancia de la conservación de las especies amenazadas para el funcionamiento de los ecosistemas y de los problemas que les afectan.

Durante 2018 ingresaron en sus instalaciones cerca de un millar de animales, de ellos 614 vivos, especialmente aves rapaces (66 por ciento), entre las que destacan 22 águilas imperiales, 12 águilas perdiceras y 34 milanos reales, que fueron atendidos por el personal del centro.

Casi la mitad de los animales ingresados en el CERI pueden ser recuperados y liberados de nuevo al medio natural, ha indicado la Consejería de Desarrollo Sostenible, que ha añadido que Castilla-La Mancha aglutina el 40 por ciento de la población mundial y el 60 por ciento de la población nacional de águila imperial.

Actualmente hay en Castilla-La Mancha 220 parejas reproductoras, de las que 130 habitan en la provincia de Toledo. EFE
rr




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com