ESPECIES INVASORAS

Detectan por primera vez una invasión de camalote en el río Guadalquivir

Camalote o jacinto de agua

Técnicos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil han detectado por primera vez una amplia extensión de unas de las plantas invasoras más dañinas, el camalote o jacinto de agua (Eichhornia crassipes), en un canal del río Guadalquivir en Sevilla.

Así lo ha indicado a Efe el profesor de Biología Vegetal y Ecología de la Universidad de Sevilla, Pablo García Murillo, que ha confirmado a los agentes del Seprona que su hallazgo en el Guadalquivir la semana pasada se correspondía con esta peligrosa planta acuática invasora, que ha causado estragos en el Guadiana.

SEMILLAS QUE PERMANECEN MÁS DE 20 AÑOS

El camalote ha sido detectado en un perímetro de 7 u 8 kilómetros de la dársena o canal de Alfonso XIII, especialmente en la conexión de la zona portuaria con el río.

Tras confirmar que efectivamente se trata de esta planta acuática invasora, originaria de Suramérica, los agentes del Seprona han comenzado a retirarla en colaboración con técnicos de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de Andalucía.

Según han explicado a Efe estos últimos, a lo largo de esta misma mañana se han sacado aproximadamente 100 kilos de esta planta invasora y quedan por retirar al menos otros 500, calculan.

Dada la enorme capacidad de dispersión del camalote, cuyas semillas pueden permanecer y rebrotar en el sedimento acuático hasta 27 años después de ser depositadas, agentes y técnicos consultados han explicado que habrá que hacer seguimiento para evitar otra posible colonización y expansión en el Guadalquivir, donde no había sido detectada hasta ahora.

UNA DE LAS EEI MÁS PELIGROSAS

El camalote está considerada una de las plantas exóticas invasoras (EEI) más peligrosas del mundo: ha colinizado una parte importantísima del lago Victoria, en África, impidiendo su navegación; ha resultado incontrolable en cantidad de humedales de Estados Unidos y en el Guadiana ha requerido inversiones superiores a los 50 millones de euros para su erradicación desde el año 2014.

Este espécimen salió de América del Sur para ser comercializado como planta ornamental para los estanques por sus brillantes hojas verdes flotantes que se cubren de llamativas flores rosadas o violetas entre los meses de marzo y julio.

El problema llega con su liberación y rapidísima propagación en al medio natural, donde tapiza las superficies acuáticas impidiendo que llegue la luz, lo que ahoga la flora y fauna autóctona; obstruyendo canales de riego; o dificultando o imposibilitando la navegación, entre otros daños.

La comercialización o suelta del camalote está prohibida en España.

EFE




Secciones:                            
Periodista ambiental de la Agencia EFE. Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad 2017. 2013/14 Knight Science Journalist Fellow en MIT y Harvard. Investigadora de la comunicación del cambio climático en la Universidad de Oxford.