INVESTIGACIÓN BIODIV.

Descubren moho con función ecológica crucial a más de 5.000 metros de altura

Descubren moho con función ecológica crucial a más de 5.000 metros de altura

Un equipo internacional de investigadores, liderados por el Real Jardín Botánico (CSIC) han hallado en el macizo de Huascarán (Perú) microorganismos capaces de sobrevivir a condiciones climáticas extremas, por encima de los 5.000 metros de altura, cuyo papel ecológico es crucial a esa altitud.

El descubrimiento de esta especie de moho llamada “myxomycetes” se enmarca en el proyecto Myxotropic financiado por el Plan Nacional de I+D+i, que cumple ya los diez años de labor y se centra en la biodiversidad de zonas áridas, tanto cálidas como frías.

La particularidad de los “myxomycetes”, según el comunicado hecho público hoy por el Botánico, reside no sólo en su interés evolutivo y de adaptación extrema sino también en su utilidad medioambiental, ya que se alimentan de restos vegetales en descomposición contribuyendo a la formación de humus y al control activo de las poblaciones bacterianas del suelo.

El grupo expedicionario, dirigido por el científico Carlos Lado, ha obtenido más de 500 muestras de campo y numerosos sustratos para cultivar en laboratorio de este microorganismo fúngico, durante una estancia de tres semanas en la Cordillera Blanca y la vertiente occidental de los Andes tropicales.

Ejemplar de "Physarum" encontrado durante la expedición. Un moho mucilaginoso del grupo Myxomycota, a menudo denominado moho de muchas cabezas. Imagen facilitada por el Real Jardín Botánico, CSIC

Ejemplar de “Physarum” encontrado durante la expedición. Un moho mucilaginoso del grupo Myxomycota, a menudo denominado moho de muchas cabezas. Imagen facilitada por el Real Jardín Botánico, CSIC

Así, el equipo ha participado en una búsqueda de cerca de 3.700 kilómetros y ha superado dificultades como la inaccesibilidad de algunas zonas o las primeras manifestaciones climáticas del fenómeno conocido como El Niño.

El siguiente paso, según Lado, será el “intenso trabajo de identificación de especies en el laboratorio para conocer mejor la distribución de otras ya descritas y tener una idea más precisa sobre la biodiversidad de microorganismos en estos ambientes extremos”.

Desde 2003, los investigadores han recorrido dos Reservas de la Biosfera del centro de México, Tehuacán-Cuicatlán y Sierra Gorda, y dos desiertos, el de Monte (Argentina) y el de Atacama (Chile).

Sin embargo, el líder de la expedición científica ha reconocido que “todavía quedan extensos territorios, e incluso países enteros, por explorar”.EFE




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies