DESESCALADA NATURALEZA

Louv lamenta en su último libro la desconexión entre infancia y Naturaleza

Imagen de archivo de dos niños en un flotador en un lago. EFE/JULIAN STRATENSCHULTE

Laia Mataix Gómez.- EFE.- Los niños saben mucho hoy día sobre el cambio climático o la tala de selvas amazónicas, pero “no qué especies viven en los lagos o parques cercanos a su casa”, ha lamentado en entrevista a Efe el escritor y divulgador norteamericano Richard Louv, empeñado en una cruzada personal para recuperar la conexión entre infancia y Naturaleza.

Louv, que acaba de ver publicado en español su obra más reciente, ‘Los últimos niños en el bosque: salvemos a nuestros hijos del trastorno por déficit de naturaleza’ (Capitán Swing), está convencido de que el amor y la esperanza serán claves para volver a conectar al ser humano con su entorno una vez finalice el estado de alarma motivado por la COVID-19. 

“Un profundo apego emocional a la Naturaleza que nos rodea” basado en ese amor y “la capacidad para describir un futuro que vale la pena crear” a partir de la esperanza serán, a su juicio, criterios fundamentales para recuperar la “vitamina N” o la necesidad de reconexión del ser humano con su medioambiente, pues “hay un mundo de diferencia entre ver a una mariposa en la pantalla de televisión y verla en directo moviéndose de flor en flor”.

Hambre de naturaleza

La reclusión por la actual crisis sanitaria ha incrementado “hasta su punto más álgido el hambre de contactar on la Naturaleza, por lo que, a medida que los parques se cierran, la tensión aumenta”.

Sin embargo, se pregunta si, cuando la restricciones disminuyan, “tendremos capacidad para satisfacer una demanda de conexión con el exterior que será mucho mayor que antes” de la aparición del coronavirus.

En este sentido, recomienda aplicar ya un “intenso y creciente” esfuerzo por enseñar a familias, escuelas y comunidades cómo reencontrarse con el ambiente natural más próximo a los hogares ya que “ahora tenemos una oportunidad para construir un mayor vínculo tanto con nuestros seres queridos como con el resto de la Naturaleza” de la que todos formamos parte.

Louv ha recordado a Efe que, en 2012, el Congreso Mundial de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) aprobó una resolución sobre el derecho de los niños a relacionarse con la Naturaleza y un ambiente saludable, “lo que, por cierto, es un derecho humano”.

Ese contacto permite a los más pequeños comprender “que son parte de un mundo más grande, que los incluye” y si tienen la oportunidad de experimentarlo, incluso de manera simple, “la interacción y el compromiso” con el cuidado del planeta “son consecuencias inmediatas”.

Sin embargo, cuando ese contacto directo no existe, como sucede en muchas grandes ciudades, “el conocimiento de los niños sobre el medioambiente termina siendo abstracto en su mayor parte, por lo que tienden a ver un mundo con problemas abrumadores”, lo que dificultará su camino en la vida.

¿Quiénes serán los futuros administradores del planeta?

Y “si las experiencias con la Naturaleza siguen desvaneciéndose, ¿quiénes serán los futuros administradores del planeta?” porque “aunque siempre habrá ambientalistas, si no somos cuidadosos, la llevarán sólo en sus maletines, no en sus corazones”.

Para Louv, que es cofundador de la “Children & Nature Network” (Red Niños y Naturaleza) resulta imprescindible establecer una “visión del futuro al que aspiramos” para poder “comenzar a pintarlo restableciendo el ambientalismo y la sostenibilidad”.

Esta reconexión no debe hacer olvidar una “posible reacción violenta contra los animales salvajes, debido a la asociación entre algunos animales y las enfermedades transmisibles” a los humanos, ya que existe el riesgo de que “volvamos a nuestra tendencia histórica de culpar a la propia Naturaleza de lo que son nuestros propios problemas”, ha advertido.

Para tratar de minimizar esa reacción, el autor estadounidense ha escrito un libro nuevo en los últimos meses, ‘Nuestra naturaleza salvaje nos llama: cómo conectar con animales puede transformar nuestras vidas y salvar las suyas”, en el que analiza “la epidemia de la soledad humana”, causada en parte por “la soledad de especie” que padecen muchos seres humanos. EFEverde




Secciones:                    
Plataforma global de periodismo ambiental y científico de la Agencia EFE (EFEverde y EFEfuturo) www.efeverde.com y www.efefuturo.com