INCENDIOS FORESTALES

Descartan intencionalidad en el incendio de Zamora, debido a un error humano

Vehícul. o quemado en la localidad zamorana de VegalatraveEFE/Mariam A. Montesinos

El incendio forestal iniciado el pasado sábado en Lober de Aliste (Zamora), que ha arrasado cerca de 2.090 hectáreas de terreno y es el más grande hasta ahora del verano, se ha debido a un error humano, lo que descarta la intencionalidad como origen del fuego.

La delegada territorial de la Junta de Castilla y León en Zamora, Clara San Damián, ha señalado a preguntas de los periodistas este martes que “todo parece indicar” que “un error humano” está en el origen del fuego, aunque aún no se ha determinado el “grado de error” y de negligencia existente.

San Damián ha precisado que la investigación que llevan a cabo agentes medioambientales junto a la Guardia Civil aún no ha concluido pero “prácticamente se descarta que haya sido intencionado”.

La representante del Gobierno autonómico en Zamora, que el lunes realizó una visita a la zona y pudo hablar con los afectados por el incendio, ha asegurado que el incendio, que oficialmente aún se considera activo, está “suficientemente controlado” como para que no exista riesgo de ningún tipo y además el tiempo es favorable.

Ayudas para los afectados

Sobre lo que ha percibido en la zona de Aliste y Tierra de Alba arrasada por las llamas, ha indicado que “el escenario era como estar en la luna”, con el terreno y algunas naves ganaderas quemadas y el fuego que llegó a la entrada de una de las viviendas.

Ha indicado que a partir de ahora habrá que valorar los daños y ver cómo se puede ayudar a los afectados, especialmente a los ganaderos, por el problema de pastos que se les plantea.

Para ello, la administración autonómica y la Diputación de Zamora tienen previsto mantener en los próximos días una reunión con los alcaldes de los tres ayuntamientos más afectados y con agricultores y ganaderos de la zona para ver las posibilidades de ayuda.

Al respecto, ha advertido que se parte de que los terrenos afectados no son montes de utilidad pública sino parcelas privadas, lo que “puede tener sus condicionantes”, pero van a hacer “todo lo posible y buscar una solución al problema que se presenta de pastos”.

Por el momento, ya ha habido municipios que solidariamente han iniciado gestiones para hacer llegar alimento para el ganado de los pueblos afectados por el incendio.

El fuego ha quemado unas 2.090 hectáreas de terreno, además de arrasar dos naves ganaderas, una vivienda utilizada como almacén y un chozo para guardar aperos.

Las labores de extinción continúan aún, ya que el incendio sigue activo, aunque sin llama, con la zona perimetrada y ya ha desaparecido el riesgo para poblaciones o bienes. EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com