Más de 40 universitarios unidos por los desafíos ambientales de Canarias

VOLUNTARIADO AMBIENTAL

Más de 40 universitarios unidos por los desafíos ambientales de Canarias

Más de 40 universitarios unidos por los desafíos ambientales de Canarias Voluntariado Ru7a Siete. EFE/Juanjo Cordero

Juanjo Cordero.- Especies invasoras, microplástico, varamientos de animales marinos e incendios forestales son algunos retos ambientales que existen en Canarias y que han podido conocer los 45 universitarios seleccionados en la novena edición de "Ru7a Siete", un voluntariado organizado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

El proyecto ha querido inculcar a los jóvenes de diferentes nacionalidades las características de las ocho islas, incluyendo La Graciosa.

Durante 35 días han recorrido todo el archipiélago y han recibido formación en emprendimiento social y desarrollo personal, a la vez que realizaban acciones ambientales. Según el portavoz de la organización Ru7a Siete, Alberto Suárez, “uno de los principales problemas medioambientales que hay en las islas son las especies invasoras, entre ellas el Rabo de gato”.

Esta planta “esta arrasando con muchas hectáreas porque no necesita prácticamente tierra para reproducirse”, ha explicado Suárez quien advierte de que este tipo de vegetación “desplaza y elimina diferentes zonas donde hay especies autóctonas” como Tabaibas y Ahulagas.

Canarias

Voluntarios durante la ruta. EFE/Juanjo Cordero

Especies invasoras

El rabo de gato se propaga con “muchísima facilidad”, ya que una vez que florece se le queda una espiga, parecido al diente de león, “y a nada que le sople el viento, o que las personas simplemente la pisen, esparce su semilla con rapidez”.

Además, Suárez ha apuntado que esta planta es peligrosa debido a que “potencia los incendios” y su semilla “es difícil de controlar”, ya que puede estar largo tiempo inactiva y florecer a los 5 años.
Canarias

Actividad durante el voluntariado EFE/Juanjo Cordero

Otra especie invasora que afecta “gravemente” a la laurisilva del monte verde canario es la Crocosmia, se encuentra en los bordes de los senderos y proviene de la zona sur de África, esta planta “se está comiendo poco a poco el ecosistema autóctono”, valora el portavoz.

Microplásticos

Por otro lado, los universitarios han asistido a una clase de salvamento marítimo para casos de varamientos de animales marinos en loa costa y una explicación de cómo los mircroplásticos afectan en el medio, impartida por la asociación Avanfuer de Fuerteventura.

“Solo en Canarias se producen 49 varamientos de cetáceos al año”, ha afirmado el portavoz.

Según Suárez, los voluntarios llegaron a reunir “cerca de 30 kilos de plástico” en las playas de Corralejo, al norte de Fuerteventura.

El informe de la organización conservacionista WWF ‘Una trampa de plástico’ revela que España es el segundo país que más plástico vierte al mar, después de Turquía y el cuarto país de la UE que más plástico consume.

Por este motivo, en la isla de la Graciosa, los voluntarios, junto con parte del equipo del Cabildo, han intercambiado las pajitas que los habitantes y turistas tenían en casa por otras realizadas con bambú.

Canarias

Recogida de plástico en las playas EFE/Juanjo Cordero

Los españoles consumen 4.745 millones de pajitas de plástico cada año, unos 13 millones cada día, y constituye el quinto residuo más habitual en las playas de España, según datos de Greenpeace.

Incendios forestales

Así mismo, la organización explicó a los participantes las graves consecuencias de los incendios forestales y el mantenimiento de las zonas afectadas, “en Tejeda, Gran Canaria, colaboramos con la Fundación Foresta regando, con 12.000 litros de agua, las zonas afectadas” del gran incendio producido en 2017.

El incendio producido en 2017 afectó “muchísimo” al Pinzón Azul, ave endémica de Gran Canaria que se encuentra en peligro de extinción, “ya no llega a los 400 ejemplares en la isla y su área de distribución es muy pequeña”, ha explicado a EFE el técnico encargado de la divulgación del proyecto LIFE Pinzón, Jose Manuel Caballero, quien ha colaborado con los voluntarios.

El programa Ru7a Siete, impulsado por la ULPGC y organizado por la Fundación Universitaria de las Palmas, con la colaboración del BBVA, pretende “dejar una huella positiva, para lograr un desarrollo humano que sea sostenible”. EFE




Secciones: