NATURALEZA EXPOSICIÓN

Una muestra llama a desacelerar el ritmo de consumo “para vivir el presente”

Presentación de la exposición 'Aún aprendo', en la Casa Encendida. EFE/Hugo Barcia

Las sociedades modernas han acelerado su ritmo de vida hasta unos niveles de consumo tan elevados que resultan “abrumadores”, ha declarado a Efe el artista inglés Jonathan Baldock, quien en su exposición “Aún aprendo” pide reflexionar sobre nuestra relación con la naturaleza y reducir el ritmo “para vivir el presente”.

La muestra, que forma parte del ciclo “Un rastro involuntario” y se puede visitar hasta el 26 de septiembre en la Casa Encendida de Madrid, adopta el nombre de la famosa litografía de Francisco de Goya, con la que comparte también finalidad: demostrar al público que nunca es tarde para reconsiderar su forma de actuar y proseguir en su búsqueda del desarrollo personal.

Fabricación en masa

Para alcanzar este desarrollo, Baldock advierte de que hace falta alejarse de “la fabricación en masa”, lo que contribuirá a ralentizar el ritmo de vida de las personas, que demandan de forma “abrumadora e innecesaria” cada vez mayores cantidades de productos y de información.

Ante la búsqueda de una nueva manera de relacionarse con el planeta, el artista otorga gran importancia a los cinco elementos de la naturaleza que están presentes entre las piezas expuestas: un abanico de fieltro representa el aire, una marioneta de vidrio soplado sostiene el agua, una vela encendida escucha con un par de orejas humanas fundidas atrayendo el fuego, cinco taburetes de arcilla aluden a la tierra y dos grandes ojos dorados observan la interacción entre las obras y el espectador, representando el éter.

Materiales naturales

Todas ellas han sido elaboradas con materiales naturales, “principalmente arcillas”, en un llamamiento a reducir la fabricación masiva de productos derivados del plástico y otros combustibles fósiles, cuya producción afirma que ya se podría rebajar, pero que no se hace al estar supeditada a los intereses económicos.

Señala a los gobiernos como principales agentes de cambio, puesto que a menudo siente que la acción individual, a pesar de necesaria, “no basta”.

En cuanto a esta responsabilidad individual, Baldock sí que considera clave que la sociedad no deje nunca de educarse a sí misma en temas ambientales y considera “alentador” ver cómo los jóvenes se muestran cada vez más dispuestos a participar activamente en el cuidado del medioambiente.

En su opinión, es señal de que está surgiendo una corriente que cuestiona “la visión antropocentrista” que los humanos siempre han tenido del planeta.

Diferentes perspectivas

“Existe el deseo de ver el mundo desde una perspectiva diferente que aprecie el verdadero valor de las plantas en la naturaleza” y que relacione los productos de procedencia animal, “como la leche” con la vaca de la que viene, que habitualmente queda en el olvido, dice.

La exposición se dirige al público en general, “sin necesidad de que tengan formación artística”, aunque Baldock pide a los asistentes que acudan “con el corazón abierto” al cambio, lo que, a su juicio, puede ser suficiente para transformar su visión sobre la naturaleza.

“Con suerte, la gente comenzará a ver la importancia y el significado que juega en nuestra existencia porque somos parte de ella”, concluye. EFEverde

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com