CIENCIA BIOLOGÍA

Los depredadores seleccionan su presa según el aporte nutricional

depredadores Un coyote cruza por el borde de una laguna. EFE/ Jeffrey Arguedas / Archivo

Los animales carnívoros no solo seleccionan sus presas por su facilidad para cazarlas sino que también tienen en cuenta el aporte nutricional que les puede aportar, según un estudio publicado este miércoles en la revista Scientific Reports, del grupo Nature.

Hasta ahora, se había considerado que, frente a los animales herbívoros u omnívoros, los carnívoros no seleccionan su alimentación en función de su composición, porque se asumía que en cualquier presa animal están presentes todos los nutrientes que se requieren.

Sin embargo, esta investigación, en la que han participado investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) y de la Estación Experimental del Zaidín (EEZ), ambos del CSIC, apunta a que los depredadores carnívoros, escogen sus presas por la facilidad para cazarlas y por su aporte nutricional.

En este trabajo, el equipo de investigadores ha medido hasta qué punto el cernícalo vulgar, Falco tinnunculus, un depredador carnívoro-insectívoro, es selectivo a la hora de elegir las presas para alimentar a sus polluelos.

Para ello midieron el tiempo y el tipo de presas que las parejas cazaban para su descendencia durante las dos primeras semanas de vida, una investigación que se llevó a cabo gracias a la grabación continua de los nidos.

“Los resultados obtenidos nos han mostrado que, el tiempo que tardan en llevar una presa al nido depende de su tamaño y dificultad de captura, sin embargo, frente a lo que se pensaba, la elección de la presa está asociada a los componentes nutricionales”, contextualiza Juan Antonio Fargallo, investigador del MNCN, con sede en Madrid.

Rapaces selectivas

“El estudio demuestra que estas rapaces son selectivas ya que eligen a sus presas en función de la cantidad de proteína y su composición en aminoácidos y parece que, atendiendo al criterio del tiempo que les lleva capturarlas, sus presas favoritas son también las que más les cuesta obtener”, aclara Rosa M. Nieto, investigadora de la EEZ, con sede en Granada.

Ambos aspectos, dificultad para conseguir la presa y valor nutricional, han sido “los grandes olvidados en la larga tradición de modelos teóricos sobre el comportamiento de forrajeo o hábitos alimenticios de los depredadores”, concluye Fargallo. EFEverde

 




Secciones: