UE crisis climática

Denuncian presiones por la nueva legislación de la UE para reducir emisiones

Emisiones de una fábrica. EFE/Oliver Berg/Archivo

Varios “lobbies” están presionando contra los esfuerzos para aplicar los objetivos climáticos a corto plazo de la Unión Europea (UE), donde la Comisión Europea (CE) presentará mañana su paquete legislativo para transformar climáticamente al club comunitario.

Así se desprende de un informe elaborado por la organización InfluenceMap publicado de cara a la presentación este miércoles de las doce iniciativas del Ejecutivo comunitario, bautizadas como “Fit for 55”, que servirá para articular durante la presente década la obligación legal de la UE de desprenderse del CO2 en 2050.

“Los principales grupos industriales de Europa presionan activamente contra los esfuerzos para aplicar los objetivos climáticos de la UE para 2030, oponiéndose a los elementos clave del paquete ‘Fit for 55’ de la UE”, explicó a Efe la analista de la organización Venetia Roxburgh, quien alertó de que, de tener éxito esta oposición, “podría socavar el progreso de la UE hacia la neutralidad climática”.

El estudio, para el que se analizaron 216 grupos industriales que han respondido a las consultas de la Comisión, refleja casi un apoyo unánime al objetivo de neutralidad de la UE, fijada para 2050 en el plan europeo, pero este respaldo se desploma hasta el 36 % cuando se trata del primer reto de reducir las emisiones en un 50 % para 2030 con respecto a 1990, frente al 40 % vigente hasta ahora.

La falta de apoyo a este objetivo es especialmente fuerte en “las asociaciones intersectoriales europeas”, como la del transporte y la industria pesada, incluidos el acero y la química, con un discurso afianzado en la idea de que la “acción climática acelerada y unilateral amenaza la competitividad de las empresas europeas”, detalló la organización.

Sin embargo, son los grupos industriales de la aviación y del transporte marítimo los que se muestran más reticientes a aplicar los objetivos del Acuerdo de París en el territorio de la UE, precisó.

Defensa de los objetivos

Por otro lado, el sector energético se ha convertido en uno de los “principales defensores” para lograr una ambiciosa hoja de ruta climática en la UE, a la vez que aboga por eliminar las subvenciones a los combustibles fósiles y el rechazo de los sectores intensivos en energía y la cadena de valor de los combustibles fósiles.

“Hay una creciente presión de los inversores sobre las empresas para que se tomen en serio el cambio climático, lo que significa alinear su apoyo a los objetivos de cero neto con su comportamiento real de cabildeo”, señaló en este sentido Roxburgh.

El compromiso más intenso de la industria se ha centrado en la reforma del Sistema de Comercio de Emisiones de la UE, así como en la propuesta del Mecanismo de Ajuste de Carbono en Frontera, por el que se gravarían algunas importaciones de productos que lleguen de países con menos exigencias climáticas para garantizar una competencia igualitaria.

Con el programa “Fit for 55”, la CE no sólo pretende reducir las emisiones, sino que busca transformar gradualmente la sociedad en su conjunto y generar un crecimiento económico más sostenible, mientras se persigue también reducir la dependencia energética de la UE.

No obstante, si las empresas no se alinean con las ambiciones climáticas de la UE, “estas políticas corren el riesgo de debilitarse” y no se cumplirían los objetivos climáticos para esta mitad del siglo, alertó la analista. EFEVerde




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com