CONSUMO AZÚCAR

Denuncian consumo excesivo de azúcar, adictivo y peligroso para medioambiente

Denuncian consumo excesivo de azúcar, adictivo y peligroso para medioambiente

El azúcar se ha convertido en una peligrosa sustancia omnipresente en la dieta a causa de los llamados "azúcares invisibles", que no se consumen de manera voluntaria sino a través de otros alimentos, y su producción genera además graves problemas medioambientales, según un estudio presentado hoy.

El informe “Planeta azúcar” incluido dentro de la campaña “25 Gramos” ha sido promovido por VSF Justicia Alimentaria Global y avalado por una decena de organizaciones entre las que figuran Ecologistas en Acción y Amigos de la Tierra, y recoge algunos de los inconvenientes de esta sustancia altamente adictiva.

Las plantaciones de caña de azúcar son monocultivos a gran escala que requieren la utilización de agroquímicos y fumigaciones masivas áreas de comunidades agrícolas “arrasando con cualquier tipo de insecto beneficioso e incluso ocasionando problemas en las mujeres embarazadas” según denuncian algunos de los afectados.

Cada tonelada de azúcar de caña emite 241 kilos de dióxido de carbono que son expulsados a la atmósfera tras la tradicional quema de la cosecha, y sólo España es responsable de las emisiones de CO2 de las más de 130.000 toneladas de azúcar que importa.

Además del impacto medioambiental, el azúcar ha provocado graves problemas humanitarios, “expulsando a familias productoras de las tierras, contratando a otras en régimen de esclavitud y acaparando cada vez más terrenos, por ejemplo cinco millones de hectáreas azucareras en África”, ha explicado a EfeVerde el director de VSF, Javier Guzmán.

Azúcar, una adicción barata y rentable

Los investigadores aseguran que el 70 % de la población quiere reducir el consumo de azúcar y sin embargo ingieren una media de 112 gramos al día cuando la Organización Mundial de la Salud recomienda no sobrepasar los 25 gramos diarios de este químico que da nombre a la campaña.

“Las industrias de alimentación meten azúcar a todos sus productos porque es el conservante más barato y crea adicción a uno de esos sabores a los que han acostumbrado nuestro paladar: salado, azucarado y crujiente” ha asegurado Guzmán.

¿Sabes cuál de estos alimentos NO lleva azúcar? Solución: todos llevan azúcar. Imagen de la campaña "25 Gramos". EFE/VSF Justicia Alimentaria Global

¿Sabes cuál de estos alimentos NO lleva azúcar? Solución: todos llevan azúcar. Imagen de la campaña “25 Gramos”. EFE/VSF Justicia Alimentaria Global

Es “imposible” regular el consumo cuando un café de la franquicia Starbucks contiene once cucharadas de azúcar, una Coca-Cola o un bote de tomate frito nueve, y un tetrabrick de zumo de frutas ocho, advierte el estudio.

“La capacidad de decisión del individuo queda sobrepasada por la mercadotecnia y el etiquetado engañoso mientras el argumento fundamental de los gobiernos e industrias es que no hay alimentos buenos ni malos, solo cantidades y personas que hacen o no ejercicio” ha denunciado Guzmán.

Debido a la “agresividad de las empresas azucareras” una persona muere cada siete segundos de diabetes, nueve de cada diez fallecen por hipertensión cada año y “el año que viene 2.300 millones de personas tendrán sobrepeso” según datos cedidos por la coordinadora de Consumers International, Anna Glatzel, que señala a los niños como el sector más vulnerable.

Una avalancha publicitaria para los más pequeños

Los niños ven una media de más de 19.000 anuncios al año, casi todos ellos en el horario infantil a través de televisión y se calcula que más del 20 % de la publicidad emitida es de comida y bebida azucarada.

Una de las imágenes de la campaña de concienciación "25 Gramos" EFE/VSF Justicia Alimentaria Global

Una de las imágenes de la campaña de concienciación “25 Gramos” EFE/VSF Justicia Alimentaria Global

Entre las pautas que proponen figura el control sobre incentivos como regalos o promociones para los niños, el posicionamiento en las tiendas, que por ejemplo sitúan las chucherías al lado de las cajas de pago, la limitación de puestos de comida rápida cerca de las escuelas “o buscar modelos de conducta” ha explicado la directora de National Heart Forum, Modi Mwatsama.

La medida más destacada se refiere al etiquetado de los productos, que debería situarse en la parte frontal y adoptar un sistema más sencillo como el de “semáforo” que indica con colores verde, amarillo o rojo la cantidad de azúcar del alimento, ya que actualmente el 64 % de los consumidores admite no entender el etiquetado.

Además, las empresas varían el contenido nutricional de país a país, según la exigencia de la legislación, de manera que en España se consume más azúcar “invisible” que en Dinamarca o Hungría, países que trabajan para desincentivar el consumo de alimentos malsanos, o que en Finlandia, que ha restaurado el impuesto sobre los dulces.

“No podemos concretar el derecho a la alimentación en el derecho a no tener hambre, sino en una dieta digna y saludable que no tenemos” ha resumido Guzmán, que espera reabrir el debate sobre una sustancia que ya ha sido denominada por los grupos se seguridad alimentaria como “el nuevo tabaco”. EFE




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com