BIODIVERSIDAD BURROS

Defensores del burro prevén su extinción en diez años por el comercio masivo de pieles a China

burro Visita de la Reina Sofía al refugio de burros de Adebo en Rute (Córdoba). Foto: ©Adebo

Cristina Yuste.- EFEverde.- El comercio internacional de pieles de burro para satisfacer la demanda china, donde cada año se sacrifican cinco millones de animales para obtener una gelatina (ejiao) muy apreciada en la medicina tradicional, podría empujar a la especie a la extinción en menos de una década.

Así lo ha denunciado en declaraciones a Efe el presidente de la Asociación de Defensa del Borrico (Adebo), Pascual Rovira, pionero en España en la protección de este animal, quien ha explicado que “el tráfico ilegal de pieles para la obtención de ejiao es ya más fuerte que el comercio legal”.

burro

Los representantes de Adebo, Pascual Rovira, y Hermano Asno, Eliseo García Nieto y Desiderio Mondelo, con Doña Sofía. Foto cedida por ©Mondelo

Reunión con la Fundación Reina Sofía

El pasado enero, un grupo de asociaciones de defensa del burro, entre las que se encontraban Adebo, Aszal, Hermano Asno o The Donkey Sanctuary, se reunieron con la Reina Sofía a petición de su Fundación para abordar la crítica situación de la especie y “constituir una plataforma” que ponga freno a su declive.

En esa reunión, la Reina emérita, “que había visto en África las pieles secando al sol para después exportar a China”, conminó a los representantes de estas asociaciones a participar en “una tormenta de ideas” para reforzar la lucha por la supervivencia de los burros.

Cuatro millones de pieles al año

Según Rovira, China produce cada año 5.000 toneladas de ejiao que extrae de la cocción de la piel de estos animales y que la medicina tradicional receta para multitud de dolencias “sin ningún rigor científico”.

Y para producir esas 5.000 toneladas “son necesarias cuatro millones de pieles”, ha asegurado el presidente de Adebo, “lo que empujará a la especie a la extinción en menos de una década si no se adoptan medidas a escala internacional que impidan que empresas como Amazon, Ali Express o Ebay lo sigan comercializando”.

Un problema de bioseguridad

Rovira ha lamentado que noticias como el Brexit o la epidemia del coronavirus “hagan sombra a la lamentable situación de los burros”, pero ha matizado que el comercio de su piel representa precisamente “un problema de bioseguridad por las enfermedades que estos animales pueden propagar al ser humano”.

En su opinión, el activismo en España ha aumentado mucho en los últimos años, pero el apoyo de celebridades aporta mucha fuerza a las campañas, como el de Barack Obama contra el comercio de marfil en Estados Unidos o Camila de Cornualles en favor de los burros en Inglaterra.

“Yo mismo le dije de broma a la Reina que es la Greta Thunberg de los burros”, ha subrayado Pascual Rovira, quien ha insistido en denunciar “una masacre que acabará salpicando a España”, donde este animal “se subasta a un precio tan bajo que es terreno abonado para que los chinos vengan a por ellos”.

De once millones de burros que había en China en 1993 sólo quedan tres millones; “si cada año sacrifican cuatro millones, van a necesitar burros de todo el mundo, pero la capacidad reproductiva de este animal es mucho menor que la demanda de ejiao”, ha lamentado. EFEverde

burro

Pascual Rovira (Adebo) y Jesús de Gabriel (Aszal) tras la reunión con la Fundación Reina Sofía. Foto: ©Mondelo

Manifiesto de Adebo en defensa del burro 

Propuestas de Adebo y Hermano Asno contra la masacre del ejiao

Según el informe Under the Skin de The Donkey Sanctuary de noviembre de 2019, la industria del ejiao requiere de 4,8 millones de pieles al año para mantener su creciente producción. Teniendo en cuenta que la cabaña asnal mundial se calcula en 44 millones de animales, en nueve años puede haberse extinguido la especie. Por ello, Adebo y Hermano Asno hacen las siguientes propuestas:

1) CAMPAÑA NACIONAL EN CHINA

Consideramos muy inspiradora la campaña que logró que en 2017 China cancelara su industria del marfil. Ese inmenso éxito para la supervivencia del elefante (China acaparaba más del 70% del tráfico de marfil) tuvo una vertiente política, por la implicación del entonces presidente estadounidense, Barack Obama, pero sobre todo una campaña muy activa en China por parte de figuras muy conocidas, como el astro del baloncesto Yao Ming, uno de los rostros más visibles del conservacionismo animal en China. Además de en la campaña del marfil, se ha implicado en otras contra la sopa de aleta de tiburón y el tráfico de cuernos de rinoceronte.

La permeabilidad de la sociedad china a la influencia de las celebridades es palpable en casos como el de las cremas españolas convertidas en superventas en china con solo un post de la actriz Bingbing Fan en una red social. Lograr su apoyo y el de otras estrellas a nuestra causa sería fundamental, sobre todo si recomendaran usar otros productos en lugar de ejiao. Parece claro que el ejiao, más que un preparado medicinal, es un símbolo de estatus económico reemplazable por otros que cumplan la misma función simbólica (y no extingan una especie).

Como dice un experto consultado en este excelente artículo sobre este complejo tema, “the younger generation in China, often raised as only children and free of the hardships suffered by their parents and grandparents, have a different and more caring attitude to others and also to animals”. En esos jóvenes, creemos, debería centrarse cualquier campaña. Puede que no sea sencillo acceder a figuras como Yao Ming o Bingbing Fan, pero estamos seguros de que el prestigio internacional y el know-how de la Fundación Reina Sofía, The Donkey Sanctuary y Brook podrían conseguir su apoyo en favor de nuestra causa, así como el de otras estrellas chinas (Jackie Chang, Chow Yun-fat, Li Gong …).

2) CAMPAÑA INTERNACIONAL

No solo las industrias locales chinas hacen negocio con el ejiao. Gigantes del comercio mundial como Amazon, eBay y AliExpress lo venden y se benefician de esta barbarie. Estas empresas son muy susceptibles a las presiones que puedan dañar su reputación y consideramos que habría que aprovecharlo para exigirles que erradiquen el ejiao de sus catálogos. El mero hecho de que lo hagan y lo expresen públicamente serviría para poner aún más de relieve este problema a nivel mundial.

Respecto a los países en desarrollo donde se están masacrando asnos, además de la acción internacional que prepara la ONU contra la exportación de pieles, creemos que cuando haya desaparecido el peligro de robos y matanzas masivas, será fundamental reintroducir el animal para que su precio baje y puedan volver a comprarlo quienes más lo necesitan. El teniente coronel Juan Manuel López, comandante del Centro Militar de Cría Caballar de Écija y uno de los mayores  expertos españoles en cría de burros, podría aportar invaluable experiencia sobre las posibilidades de que la donación se convirtiera en un apartado de la ayuda internacional española al desarrollo.

3)  CAMPAÑA EN ESPAÑA

España no es de momento un país afectado por los robos y matanzas de asnos ni consumidor de ejiao, pero tiene algo imprescindible para salvar la especie: criadores. Criadores que, además, han atesorado su experiencia partiendo casi de cero y han sabido adaptarla a las condiciones de sus propios territorios. Su labor ha salvado de la desaparición al burro en España. Su experiencia puede ser vital para inspirar a criadores en otros países, incluido China, porque algo es indudable: sin criadores, no hay burros.

Por eso, el vaciamiento de la España rural es una amenaza directa a la supervivencia del asno en nuestro país, ante la falta de reemplazo generacional para los actuales criadores. La situación es delicada. Coincidimos con las propuestas presentadas en su escrito por ASZAL. Es necesario encontrar nuevos usos al asno en nuestro país que garanticen su supervivencia, tanto de las razas autóctonas como de otras. En caso contrario, la falta de incentivos hará que acaben en el matadero, sea para ejiao o aprovechamiento cárnico, tanto da.

Asimismo, apuntamos la importancia que podría tener la elaboración de piel equina artificial, técnica científica en la que un equipo catalán es pionero y que logró en 2014 espléndidos resultados. En principio su fin era generar piel para tratar lesiones dérmicas, pero cabe la posibilidad de que pudiera servir para salvar la vida a millones de animales en todo el mundo (y garantizar el suministro incruento de pieles para la industria del ejiao)

Para terminar, consideramos que siendo nuestros problemas (y nuestras soluciones) bastante específicos, sería una buena iniciativa establecer una coordinadora entre los principales criadores españoles para ofrecer una respuesta conjunta que impida que el ejiao pueda llegar a convertirse también aquí en motivo de la desaparición de animales. En ese sentido, ya hemos dado los primeros pasos a partir de la reunión del pasado día 17. EFEverde

 

 

 




Secciones: