BIOMASA UE

De tal astilla… calefacción sostenible

Nasuvinsa Recurso de archivo EFE/Alfonso Castillo

Pamplona, 16 sep (EFE).- El nuevo Centro de acopio, transformación y suministro de biomasa de Aoiz producirá en el marco de un proyecto Interreg/Sudoe de la UE, 900 toneladas de astilla al año para abastecer las calderas de calefacción de las nuevas viviendas de alquiler de Nasuvinsa.

Ubicado en el polígono industrial de Aoiz, comenzará en 2022 su actividad para el tratamiento, almacenamiento y distribución de astilla, un combustible que se destinará inicialmente a abastecer el parque residencial público, con posibilidad de suministrar combustible a las promociones del sector privado, según se ha expuesto en la clausura del proyecto europeo Interreg/Sudoe:  Promobiomasse (Trabajo en Red para el Desarrollo de un Modelo Integrado de Gestión Sostenible de la Biomasa Forestal en Circuito Corto aplicable a Zonas de Montaña en el Espacio SUDOE).

“Este centro es un hito importante en nuestro esfuerzo para convertir a la biomasa en una alternativa sostenible, de producción local y competitiva”, ha señalado el vicepresidente y consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos del Gobierno de Navarra, José Mª Aierdi, durante su intervención en el acto que se ha celebrado en las propias instalaciones del centro.

Esta iniciativa, ha añadido, es “un eslabón clave en el proceso de progresiva descarbonización de las ciudades que planteamos como elemento vertebral de la sostenibilidad urbana en la Estrategia Navarra de Transición Ecológica / Navarra Green”.

La iniciativa ha sido desarrollada por Nasuvinsa a través de la Agencia del Territorio y la Sostenibilidad Lursarea, en el marco del proyecto europeo Promobiomasse, un espacio de cooperación transfronterizo para el suroeste de Europa (España, Francia y Portugal) que desde 2018 ha trabajado para impulsar un modelo de gestión de la oferta y demanda de biomasa a escala local, así como el desarrollo del sector para la producción y comercialización de esta energía limpia procedente de nuestros bosques.

En la jornada, informa el Gobierno Foral, han participado el alcalde de Aoiz, Ángel Martín Unzué; el director gerente de Nasuvinsa, Alberto Bayona; el director general de Proyectos Estratégicos del Ejecutivo foral, Rubén Goñi; y de representantes del sector público y privado vinculados a la biomasa y de las regiones socias y asociadas que han participado en Promobiomasse, liderado por Nasuvinsa y su agencia Lursarea.

Además, Pablo Rodero, gestor de proyectos internacionales de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (AVEBIOM), y Elena Baeza, jefa de la Sección de Gestión Forestal de Gobierno Foral, han disertado respectivamente sobre el “potencial de la biomasa como propulsora del cambio de modelo energético en Europa” y “El reto de la biomasa en Navarra”.

La adecuación de la antiguas naves de Solano, adquiridas por Nasuvinsa en 2012, ha supuesto una inversión adicional superior a los 360.000 euros. De la nave original de 3.302 m2, se ha mantenido cubierta una superficie de 1.996 m2, mientras que el resto ha quedado como campa descubierta para el acopio de material. La madera será certificada, procedente de bosques gestionados de forma sostenible, como son la mayoría de las masas forestales navarras.

Está previsto comenzar con una producción anual de 900 toneladas de astilla al año para abastecer a las 524 viviendas protegidas del plan de alquiler ‘Navarra Social Housing’ del Gobierno de Navarra, que promueve Nasuvinsa.

Promobiomasse ha impulsado en estos tres últimos años el mercado energético de la biomasa forestal en el sudoeste de Europa (SUDOE) a través de la cooperación transfronteriza entre entidades de Francia, España y Portugal.
Además de Nasuvinsa, han tomado parte el Centro de Ciencia y Tecnología Forestal de Cataluña (CTFC), la Agencia Extremeña de la Energía (AGENEX), la Agência Regional de Energia e Ambiente do Interior (ENERAREA), del norte de Portugal, la Communauté de Communes du Plateau de Lannemezan (CCPL), del departamento francés de Hautes-Pyrénées, y la Association des Communes Forestières des Pyrénées Atlantiques (COFOR64), de Pirineos Atlánticos. A estas seis entidades socias se han sumado otras 19 asociadas.

El presupuesto total del proyecto ha ascendido a 1,4 millones de euros, financiado en un 75% por Interreg Sudoe, a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), y el 35% restante con fondos propios de las entidades participantes.

Con la implicación de agentes del sector, el grupo de expertos ha creado un modelo de gestión de la oferta y la demanda del mercado de la biomasa que aplica el concepto de “circuito corto”, similar al que se emplea para los productos agroalimentarios locales.

El modelo consta de 67 medidas encaminadas, entre otros objetivos, a generar información actualizada y disponible sobre los recursos forestales, facilitar la movilización de esos recursos, favorecer el asociacionismo, apoyar al sector forestal, fomentar la certificación de astilla y proponer instalaciones modelo desde el sector público y privado.

Partiendo de ese modelo, se han desarrollado en las distintas regiones actuaciones promoción del mercado energético local de la biomasa, como el de Aoiz. EFEverde
mg




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com