DIESELGATE

Daimler pagará 1.900 millones de euros para poner fin a las demandas en EEUU sobre el dieselgate

El humo de la central de carbón de Wasihgton se eleva ante el Capitolio. EFE/Jim Lo Scalzo Recurso de archivo a título ilustrativo

Fráncfort (Alemania), ago (EFE).- El fabricante automovilístico alemán Daimler ha acordado pagar 2.000 millones de dólares (casi 1.900 millones de euros) en EEUU en varios acuerdos extrajudiciales con las autoridades estadounidenses por la manipulación de los motores diésel.

Daimler ha informado de que pone fin a los procesos abiertos en EEUU por el diésel mediante dos acuerdos extrajudiciales.
El fabricante alemán y su filial Mercedes-Benz USA se enfrentaban a demandas civiles y medioambientales relacionadas con el sistema de control de emisiones de 250.000 turismos y furgonetas con motores diésel en el país norteamericano.

Además, han alcanzado un acuerdo para evitar un proceso judicial en New Jersey por una demanda colectiva de consumidores contra Mercedes-Benz.

Daimler pagará 1.270 millones de euros a las autoridades estadounidenses y 592 millones a los consumidores

Daimler ha cifrado en unos 1.500 millones de dólares (1.270 millones de euros) el coste del acuerdo judicial con las autoridades del país, y en 700 millones de dólares (592 millones de euros) el alcanzado con los consumidores.

Asimismo, ha calculado que esas indemnizaciones afectarán al flujo libre de su caja de negocio industrial durante tres años, aunque la mayor parte se producirá los próximos doce meses.

Las autoridades con las que ha llegado al acuerdo son la Agencia de Protección Ambiental (EPA), la Junta de Recursos del Aire de California (CARB), la división de medioambiente y recursos naturales del Departamento de Justicia, la Oficina del Fiscal General de California y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

Estas autoridades todavía deben aprobar las próximas semanas los acuerdos extrajudiciales alcanzados.

El dieselgate se destapó en EEUU en 2015 y, en un principio, solo afectó al Grupo Volswagen

El dieselgate se destapó en septiembre de 2105 en Estados Unidos, cuando se descubrió que el también consorcio automovilístico alemán Volkswagen alteraba, mediante un software, las emisiones contaminantes de vehículos de sus marcas Volkswagen, Audi, Porsche, Seat u Skoda. En todo el mundo las unidades afectadas eran unos 11 millones de vehículos

En 2019, la Comisión Europea acusó a los Grupos alemanes Daimler, Volkswagen y BMW de acordar no competir entre sí en el desarrollo de coches menos contaminantes, tanto diésel como gasolina, a pesar de contar con esa tecnología.




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com