DESARROLLO SOSTENIBLE

Emilio Santiago: Cuba como ejemplo para afrontar el “peak oil”

Emilio Santiago: Cuba como ejemplo para afrontar el Un hombre conduce un bici-taxi en La Habana, Cuba. EFE/Alejandro Ernesto

Cuba es "un ejemplo de decrecimiento" en el plano material y energético que "nos puede enseñar a afrontar el pico del petróleo", ya que tuvo que adaptarse a una forzosa falta de suministros de crudo tras el colapso de la URSS, ha explicado en entrevista con Efe el antropólogo social Emilio Santiago Muiño.

Este investigador y activista social que actualmente ejerce la Dirección de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Móstoles, analiza en su nuevo libro ‘Opción Cero’ cómo afrontar, desde el ejemplo de Cuba, el declive energético que se producirá cuando la sociedad alcance el ‘peak oil’ (pico del petróleo) o tasa máxima de extracción a nivel mundial, tras el cual la producción entraría en descenso hasta su agotamiento.

No está claro cuándo ocurrirá ese momento o si ya ha sucedido de hecho, como apuntan los escenarios más pesimistas de la Agencia Internacional de la Energía, que han cifrado el pico máximo de crudo extraído hasta el momento en 2006.

“El reverdecimiento forzoso de la revolución cubana”

El caso cubano es una aplicación práctica de lo que podría ocurrir a nivel global pues, tras la revolución de 1959 y el bloqueo comercial impuesto por EE.UU., el régimen castrista dependía del petróleo garantizado por la Unión Soviética y, al derrumbarse ésta, la economía de la isla se enfrentó a una brusca reducción de más del 50 % de su consumo.

A día de hoy, “Cuba todavía consume un 15 % menos de energía que en 1988”, ha apuntado Santiago, lo que le ha obligado a un “reverdecimiento forzoso”.

Así, en el caso de la agricultura, que es ecológica “con matices”, sólo la urbana es capaz de producir los 300 gramos de vegetales diarios que recomienda la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Una pareja pasea en un carretón cerca de un campo de tabaco en la provincia de Pinar del Río la más occidental de Cuba y considerada la tierra del mejor tabaco del mundo. EFE/Alejandro Ernesto

El único país con desarrollo sostenible, según WWF

Esta reorientación hacia lo verde llevó al Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) a calificar a Cuba en su informe ‘Planeta Vivo’ de 2006 como el único país del mundo dotado de desarrollo sostenible, por su capacidad para “combinar una huella ecológica por debajo del límite de la biocapacidad del territorio con un índice de desarrollo humano alto”.

Según el informe “Planeta vivo” de WWF (2006), sólo Cuba logró cumplir con ambos criterios de desarrollo sostenible.

Sin embargo, la solución cubana alberga “algunas sombras” porque la transición fue “obligatoria” y “políticamente muy difícil de extrapolar al contexto actual“, ha precisado Santiago.

Además, “no es igual la situación de un país que se hunde en una pobreza energética muy severa rodeado de un mundo que energéticamente es funcional, que un escenario global de ‘peak oil’, donde la escasez de suministros generaría tensiones muy complejas”, ha subrayado.

Este experto ha asegurado que en su libro desmonta “el mito del desarrollo sostenible cubano” al describir, entre esas “sombras”, el “sentimiento de vergüenza colectiva” que experimentó su ciudadanía durante el período posterior al fin de la URSS.

“La izquierda verde tiende a idealizar el caso de Cuba”, ha subrayado, pero sus propios ciudadanos entendieron “la regresión” de los años 90 del siglo XX como un auténtico castigo y “mucha gente quiso salir de ahí, lo que nos da una idea del tipo de construcción del deseo de las sociedades, sean socialistas o no, y lo difícil que será hacer eso compatible con la sostenibilidad” en el futuro.

Promover la “lujosa pobreza”

A juicio de Santiago, vamos hacia “horizontes mucho más austeros en lo material y energético” por lo que habrá que promover la idea de una “pobreza lujosa” que alimente nuevos modelos de felicidad, más basados en las relaciones personales y experiencias “a través de un discurso seductor que entienda que este empobrecimiento energético es una oportunidad”.

Cuba es un buen ejemplo en agricultura urbana gracias a que “la gente cultivaba donde podía”, y este tipo de práctica agrícola es a día de hoy capaz de producir los 300 gramos de vegetales diarios que recomienda la FAO. Foto cedida por Emilio Santiago.

Este especialista ha analizado el caso cubano a lo largo de seis años tras conocerlo en primer plano pues vivió allí mientras trabajaba en su tesis doctoral sobre Sostenibilidad y socialismo en la Cuba postsoviética: estudio de una transición sistémica ante el declive energético del siglo XXI“, de donde ha emergido su obra. Efeverde




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies