FAUNA SALVAJE

Cuando una osa panda hace el pino…

Fotografía de archivo de una cría de oso panda gigante. EFE/Sergio Barrenechea

Si una osa panda hace el pino, cuidado, puede estar en celo y solo hay 8 horas para inseminarla, una proeza que pocos logran en Europa y que el zoo de Madrid ha logrado con ayuda del infalible ojo de los veterinarios chinos.

Actualmente s√≥lo quedan 1600 osos panda en libertad y 290 en cautividad, una especie cr√≠ticamente amenazada debido a la destrucci√≥n de su h√°bitat y la desaparici√≥n del bamb√ļ en su entorno, uno de sus principales alimentos.

Seg√ļn Jes√ļs Fern√°ndez Mor√°n, director T√©cnico de la Divisi√≥n de Zoolog√≠a del Grupo Parques Reunidos, el buen trabajo de China ha doblado el n√ļmero de cr√≠as. Entre otras t√©cnicas no permiten que la osa descarte a una de las dos cr√≠as al nacer, sino que le van alternando el cachorro.

El zoo de Madrid ha intentando la reproducción natural de los osos panda, pero los machos han mostrado desinterés. De ahí que emplee la reproducción asistida, ha explicado Morán, ponente en uno de los cursos de verano de la Complutense sobre bienestar animal.

Lo más importante es conocer el momento en el que el animal está ovulando. Para ello se utiliza el método hormonal; se observan los cambios de coloración y forma de la vulva (se vuelve rosa y luego más rojiza) y lo más importante, se observa el comportamiento.

“Hace el pino, llama al macho, marca las paredes… Hay un margen de solo ocho horas para inseminar”, ha explicado el veterinario.

Veterinarios chinos

Cuando llega el momento de parir, el zoo tiene el apoyo de los veterinarios chinos, que solo se desplazan en estas ocasiones hasta Madrid.

“Ellos nos dicen cu√°ndo es el momento, lo hacen un poco a ojo y te pueden llamar a cualquier hora”. En el √ļltimo nacimiento, en agosto de 2013, los veterinarios del zoo estuvieron al pie del ca√Ī√≥n durante treinta horas seguidas.

Al contrario de otras especies de osos, los pandas admiten ciertas “molestias”, porque son animales “muy manejados y se han acostumbrado a los seres humanos”.

De hecho, durante el parto, los veterinarios chinos dirigen a la madre con un fino palo de bamb√ļ hacia la zona √≥ptima de la habitaci√≥n para luego ellos poder acceder f√°cilmente al animal.

Incluso, algo impensable en otras especies de oso o en un gorila, se coge al cachorro todos los días para pesarlo y controlar el resto de sus constantes vitales.

En estos momentos, el zoo está concluyendo un estudio sobre el estrés en los pandas. Para ello se han recogido muestras de heces, donde está presente el cortisol (una hormona que se libera como consecuencia del estrés).

Se trata de medir los niveles de estrés no solo debido al transporte sino también durante su adaptación, reproducción y aspectos de comportamiento, ha explicado a EFE el veterinario.

Rinoceronte blanco

Por otro lado, el zool√≥gico madrile√Īo continua con su programa de reproducci√≥n de rinoceronte blanco.

A finales del siglo XIX quedaban apenas 50 ejemplares de esta especie en el mundo y hoy suman alrededor de 20.000.

Hace un mes se insemin√≥ a “Marina”, que hace unos a√Īos tuvo a la tercera cr√≠a del mundo con t√©cnicas de reproducci√≥n asistida, y se est√°n tomando muestras para conocer si est√° pre√Īada y observando muy de cerca su comportamiento.

“Pasado el verano se estudiar√°n los resultados hormonales -la gestaci√≥n dura 18 meses-, pero confiamos bastante en que s√≠ porque todo fue muy rodado”.

Para este tipo de t√©cnicas, el zoo cuenta con los llamados “berliner boys”, de la unidad de reproducci√≥n asistida del Instituto de Investigaci√≥n de la Fauna Salvaje de la capital alemana, uno de los centros pioneros y mejor preparados del mundo. EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com