CONTAMINACIÓN ACÚSTICA

Cuando el ruido es infernal

Cuando el ruido es infernal Archivo

Rubén S. Lesmas.- Móstoles (EFE).- Las familias el barrio PAU-4 de Móstoles llevan meses denunciando la vulneración de su derecho al descanso: los ruidos procedentes del Polígono Industrial de Arroyomolinos número 1, próximo a sus viviendas, no les dejan dormir.

Estos vecinos, principalmente propietarios en la urbanización de la calle Sirio, censuran que están sometidos a “negligencia” continuada al no haberse adoptado “medidas correctoras u previsibles” en el entorno próximo al polígono para “poder confrontar una zona industrial con otra residencial”.

Los problemas llegaron cuando les entregaron los pisos y comenzaron a vivir en la zona entonces se dieron cuenta de que “la actividad, tanto diurna como nocturna, de algunas industrias allí localizadas provocan un ruido infernal”, según señala a Efe uno de los vecinos afectados, Moisés Corchete, quien se queja especialmente de dos empresas de artes gráficas.

Contaminación acústica

Corchete explica que el foco de ruido más importante es el generado en el muelle de carga y descarga de la empresa Jomagar, que tiene potestad para hacer estos trabajos las 24 horas del día, con grandes camiones y ‘trailers’, siendo su actividad “muy alta e igualmente nociva en cuanto al ruido que generan”. El otro agente de ruido es la nave de la empresa Jubany, también dedicada al sector de las artes gráficas y que ejerce diversos trabajos de reprografía y encuadernación, en horario también nocturno y “careciendo de medidas correctoras suficientes”, insiste Corchete.

Aunque los residentes reconocen que cuando ellos llegaron al barrio estas industrias ya realizaban su actividad en el polígono, consideran que el Ayuntamiento de Móstoles debería tomar “medidas inmediatas” para aminorar la emisión de ruido, ya que los sonidos altos “generan grandes trastornos afectando a su salud y su calidad de vida”.

También perturba su descanso la calle Moraleja de Enmedio, otro “foco importante de ruido” al haberse transformado en “uno de los viales más importantes y con creciente tráfico rodado” del barrio.

“Esta arteria conecta con la vías de circunvalación, la avenida de Extremadura y la avenida de la Vía Láctea, que circunda todo el ensanche de Móstoles Sur, siendo escogida cada vez por más vehículos tanto para su entrada como salida al municipio”, insiste otro habitante.

Los vecinos afectados, que se han reunido en diversas ocasiones con la Concejalía de Urbanismo y Vivienda, lamentan que la “única alternativa” ofrecida hasta el momento haya sido la realización de mediciones acústicas previa solicitud y denuncia de requerimiento a la Policía Municipal, para instruir un acta de ruidos.

“La Policía ha venido varias veces a medir, el problema es que, aunque se les avisa cuando detectamos un ruido, cuando vienen, si es que vienen, igual el ruido ya ha cesado”, subraya Corchete, que reclama al Consistorio abrir una mesa de negociación con todas las partes afectadas.

Además, los residentes citan el convenio de colaboración firmado entre la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento en 1996 en el que hay “un compromiso de rehabilitación del polígono con objetivo de adecuar, dotar y adaptar el tejido y entramado del mismo a raíz de los nuevos desarrollos urbanísticos residenciales que se pretendían realizar”.

Los vecinos han registrado estas cuestiones en el Ayuntamiento para que se traten en el próximo Pleno municipal, donde hay un espacio al final de la sesión para la participación vecinal.

Paralelamente a esta iniciativa, varios de estos residentes se están planteando hacer “una denuncia por la vía penal” y contratar a una empresa especializada en mediciones sonoras, para instalar en las ventanas de sus viviendas unos dispositivos que hagan una medición durante las 24 horas del día, varios días.

“Nosotros no queremos llegar a esta guerra”, asegura Corchete, quien espera que antes de llegar a este extremo “haya un entendimiento entre empresarios, Ayuntamiento y vecinos afectados” para acabar con estos ruidos y para, a su vez, “arreglar el entorno de este polígono”, para que todos salgan beneficiados.

EFE
rsl/ml
1011496




Secciones: