CORONAVIRUS RESIDUOS

Ecologistas insta a desinfectar residuos de COVID-19 antes de su tratamiento

mascarillas EFE/Jorge Zapata

La incineración y los vertederos “no pueden ser las únicas alternativas” de gestión de los residuos de hogares, hospitales, centros de salud o residencias que tengan contacto con el coronavirus o COVID-19, asegura Ecologistas en Acción, que cree que estos desechos se deben desinfectar antes de ser tratados como ordinarios.

En un comunicado, la organización conservacionista recuerda el mandato del Ministerio de Sanidad de depositar estos residuos en los contenedores de la fracción resto para después ser trasladados de forma preferente a incineración o en su caso, a vertedero.

La orden incluye asimismo la prohibición de abrir o manipular las bolsas de basura, que han de tratarse de forma automática antes de su traslado al horno o al vertedero, y la posibilidad de que la incineración se lleve a cabo en caso de necesidad en fábricas de cemento.

Residuos sanitarios

En su opinión, los residuos sanitarios de los centros que traten enfermos del COVID-19 deben seguir el tratamiento convencional, que incluye su desinfección por vapor y vacío mediante autoclave, para, una vez desinfectados, ser tratados como residuos domésticos ordinarios, con la posibilidad de recuperar los materiales reciclables, como metales o plásticos.

Este tratamiento, subraya Ecologistas en Acción, genera menos impacto ambiental que la incineración, el vertido de los residuos u otros tratamientos más agresivos y algunos de los equipos de protección individual, como mascarillas o batas, se pueden reciclar y reutilizar fácilmente una vez desinfectados y limpios.

En fábricas de cemento

Por otro lado, la organización conservacionista asegura que las fábricas de cemento “no son las adecuadas para quemar estos residuos”, porque no están diseñadas para ello ni tienen suficientes sistemas para reducir la contaminación atmosférica añadida que generará esa incineración.

Explica que ningún horno está preparado para que las bolsas de basura se puedan introducir sin tratamiento previo, como trituración o fragmentación, y, aunque el virus se desactiva al cabo de unas horas, el manejo de esa basura pondría en riesgo la salud de los trabajadores.

Considera también que las fábricas de cemento deberían cesar su actividad en esta situación de crisis sanitaria y de confinamiento, pues no es esencial para la sociedad.

Por ello, Ecologistas en Acción incide en que estas soluciones prosiguen la senda de insostenibilidad en la gestión de los desechos domésticos en España y pueden servir de excusa para que algunos operadores y comunidades autónomas continúen depositando residuos domésticos en vertederos sin recibir antes el preceptivo tratamiento previo, en perjuicio del reciclaje.

Y subraya que el incremento en la generación de residuos motivado por la adopción de las medidas obligatorias de asepsia y protección no debe ir unido a un descenso en las exigencias de preservación de la salud y del cumplimiento de las máximas garantías ambientales en la gestión de los residuos. EFEverde

 





Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com