CAMBIO CLIM脕TICO

Cortar un filete, un acto no tan inocente para el planeta

Cortar un filete en el plato puede parecer un acto intrascendente, pero el ciclo de la carne oculta un impacto medioambiental que va desde la deforestaci贸n a la emisi贸n de gases de efecto invernadero y la degradaci贸n de los recursos h铆dricos.

La situaci贸n lejos de mejorar se agravar谩 seg煤n la Organizaci贸n de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentaci贸n (FAO), que estima que el consumo de carne se duplicar谩 a mediados de siglo.

Las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el ganado a trav茅s de la cadena de materias primas contribuye en un 9 % a la emisi贸n total de estos gases (expresado como equivalente de CO2) y en un 37 % del metano -producido por los animales durante la digesti贸n y la descomposici贸n de las deyecciones-, seg煤n la FAO (datos de diciembre de 2012).

En Espa帽a, las cabezas de ganado emiten a la atm贸sfera casi el 60% del metano, un gas con una capacidad de efecto invernadero 23 veces superior a la del di贸xido de carbono, ha indicado a EFE Fernando Estell茅s, ingeniero agr贸nomo de la Universidad Polit茅cnica de Valencia.

Por ejemplo, una vaca de leche en alta producci贸n, “aunque son datos muy variables”, se puede estimar que produce al a帽o unos 150 kilos de metano y un kilo de 贸xido nitroso. En equivalente de CO2 ser铆an unos 3.500 kilos de CO2.

En general, ha a帽adido Estell茅s, la mejora de la calidad del forraje y la utilizaci贸n de mejores alimentos en la dieta de los animales es una forma efectiva de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, v铆as en las que se est谩 trabajando.

Metano, oveja o vaca

Una vaca emite 120 kilos de metano al a帽o, frente a los ocho de una oveja o el kilo y medio de un cerdo (120 gramos en el caso del ser humano), ha explicado Agust铆n del Prado, coordinador de la Red Cient铆fica de Mitigaci贸n de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero en el Sector Agroforestal (REMEDIA) e investigador del Centro Vasco para el Cambio Clim谩tico (BC3).

Del Prado ha matizado que existen muchos tipos de ganader铆a, como las extensivas en prados que pueden ayudar al secuestro de carbono y se pregunta qu茅 ocurrir铆a en un mundo sin rumiantes.

Tambi茅n hay que tener en cuenta -ha a帽adido el cient铆fico- el efecto de la ganader铆a tradicional en las comunidades rurales, en el mantenimiento de la biodiversidad, tradiciones o el freno de la erosi贸n.

La responsable de Agricultura y Alimentaci贸n de Amigos de la Tierra, Blanca Ruibal, ha opinado en declaraciones a EFE que la emisi贸n de metano por parte de la caba帽a ganadera es lo menos relevante del problema, ya que el mayor impacto se debe al cultivo de piensos y forraje, transporte de las reses y distribuci贸n.

 

Soja

Monocultivos como la soja y el ma铆z obligan a arrasar grandes extensiones de valiosos ecosistemas, y Espa帽a se ha convertido en un gran importador de pienso para ganado, sobre todo soja procedente de Brasil, Argentina y EEUU, ha explicado.

“La exportaci贸n de soja a miles de kil贸metros hasta granjas espa帽olas no tiene sentido y que Espa帽a exporte cada d铆a tantos cerdos como importa tampoco”, ha recalcado.

De acuerdo con los datos de Amigos de la Tierra, la producci贸n solo de soja aumentar谩 en cinco millones de hect谩reas para 2020, llegando a las 27 millones de hect谩reas (la superficie de Nueva Zelanda).

Un estudio del Ministerio de Medio Ambiente revela que un 25 % de los espa帽oles consume carne casi todos los d铆as; un 64 % lo hace entre dos y tres veces a la semana; un 9 % una vez a la semana y el resto una vez entre quince y treinta d铆as.

Y el Panel de Consumo Alimentario de 2012 ha detectado un ligero aumento del consumo de carne en los hogares espa帽oles. Sobre todo sube el pavo (22,7 %) y el pollo (2 %), y desciende el vacuno, cerdo, ovino, caprino y conejo.

Seg煤n el investigador Luis Lassaletta, que desarrolla su labor en el Centro Nacional de Investigaci贸n Cient铆fica de Francia, desde los a帽os 60 la proporci贸n de la prote铆na animal en la dieta de los espa帽oles ha crecido desde un 33 % (la proporci贸n de una dieta mediterr谩nea) a un 65 % en la actualidad, un porcentaje equiparable al de EEUU o Francia.

Precisamente, la baja eficiencia de transformaci贸n de prote铆na vegetal en los animales implica la necesidad de una gran cantidad de pienso para atender este elevado consumo.

Rajendrat Pachauri, Nobel de la Paz y ex presidente del Grupo Intergubernamental sobre Cambio Clim谩tico (IPCC, la organizaci贸n m谩s relevante del mundo en este 谩mbito), defiende dejar de comer carne un d铆a a la semana para luchar contra este fen贸meno. Paul MacCartney lanz贸 en 2009 una campa帽a con el mismo mensaje.

Y est谩n surgiendo movimientos como la llamada dieta demiteriana, que consiste en reducir a la mitad el consumo de carne.

Quiz谩 atender las recomendaciones de los m茅dicos para rebajar la prote铆na animal en la dieta tambi茅n tenga un efecto no buscado: el cuidado del planeta. EFEverde

 

 




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e informaci贸n ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com