CUMBRE CLIMA

Crece el nerviosismo social en la recta final de la Cumbre del Clima

EFE/Cristina Yuste

El ambiente en la última jornada de la Cumbre del Clima sugiere prisas, expectación y nerviosismo entre los periodistas, ávidos de noticias sobre el curso de las negociaciones, y los grupos de activistas, que temen que no se llegue a consensuar un documento.

Desde primera hora de la mañana crecía la presión a las puertas de esta XXV Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25) en el recinto ferial de Madrid, donde activistas de Greenpeace desplegaban pancartas ante la falta de compromiso y de ambición que atisbaban ya en días previos.

Tanto sus pancartas, con lemas como “Our politics are polluted (Nuestros políticos están contaminados)” o “El clima es un negocio”, como sus llamadas a la acción a través de la red social Twitter, han reflejado el fracaso al que, en su opinión, se dirige esta cumbre porque los políticos “no son lo suficientemente ambiciosos”.

La organización ecologista colgó sus pancartas de más de 20 metros en postes de iluminación de la zona de aparcamiento del recinto ferial para denunciar a la vista de todos la “mercalización de las negociaciones climáticas, que impide el avance del proceso.

Y, junto las escasas noticias sobre el avance de las negociaciones y el escepticismo sobre si este tipo de citas mundiales aportan más que restan al cambio climático, tampoco ayuda la idea de que la Cumbre de Madrid es una conferencia de transición previa a la “gran cita” de 2020, que se celebrará en Glasgow (Escocia).

Para el movimiento social internacional Extinction Rebellion (XR), si bien esta cumbre ha servido para crear “profundos lazos” de conexión en torno a la emergencia climática jamás conocidos, “no necesitamos acomodar aún más al sector del carbón para que siga desarrollando sus actividades”.

El recinto se vacía poco a poco -como si ya no hubiera noticias que dar- y se suceden los pequeños grupos de protesta, como el protagonizado por unos jóvenes noruegos que, con pancartas y consignas, instaban a su país a tener mayor ambición en el recorte de emisiones sin esperar a las decisiones de la Unión Europea.

El ambiente se ha caldeado a lo largo del día para culminar en una protesta frente a la entrada del Palacio de Congresos de la Feria de Madrid, donde unos 200 jóvenes activistas de diferentes organizaciones han querido llamar la atención de los mandatarios que negocian a pocos metros.

Englobados en el movimiento Climate Action Network (CAN), los jóvenes han explicado que la concentración, autorizada por Naciones Unidas, era una llamada para unir a todos los asistentes con vistas a una manifestación mayor. EFEverde

Especial informativo COP25 Madrid-Chile en EFEverde

 

 





Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com