Inger Andersen: Hay que recuperar la década perdida en acción climática

CUMBRE CLIMA

Inger Andersen: Hay que recuperar la década perdida en acción climática

Inger Andersen: Hay que recuperar la década perdida en acción climática Inger Andersen. EFE

Antonio Broto.- EFEverde.- La directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, transmitirá en la Cumbre de Madrid un mensaje claro de la comunidad internacional: se ha derrochado una década en la lucha contra el cambio climático y por eso ahora hay que redoblar esfuerzos.

En una entrevista con EFE, la experta danesa subraya que aún hay oportunidades para salvar al planeta de cambios climáticos “catastróficos”, y para ello la próxima década debe estar marcada por grandes transformaciones, no sólo industriales y energéticas sino también de mentalidad.

PREGUNTA: ¿Qué mensaje va a transmitir el Programa de la ONU para el Medio Ambiente en Madrid?

RESPUESTA: Nuestro último informe sobre la brecha de emisiones señala que hemos aplazado las responsabilidades en los últimos diez años y ahora necesitamos dar la cara en forma de acciones por el clima. Si lo hubiéramos hecho hace una década hubiéramos podido centrarnos en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 3 por ciento anual, pero al no hacerlo ahora tendrá que ser un 7,6 por ciento. Es una ardua tarea pero es completamente posible.

P: El informe alerta de que en las circunstancias actuales la temperatura media del planeta subirá 3,2 grados este siglo, en vez de lo recomendado por el Acuerdo de París, que es mantener el aumento muy por debajo de 2 grados e incluso intentar limitar esa subida a 1,5 grados. ¿Cuáles serían las consecuencias de ese calentamiento?

R: Catastróficas. Incluso en un mundo dos grados más cálido veríamos una masiva extinción de especies y cambios significativos en los ecosistemas. Por ejemplo, el 99 por ciento de los arrecifes de coral desaparecerían, y como en ellos vive un 30 por ciento de los peces veríamos un colapso de grandes poblaciones marinas. Habría una menor duración de las estaciones lluviosas, especialmente en áreas áridas de África que se volverían inhabitables, lo que traería grandes movimientos de población. El nivel del mar subiría, lo que también causaría que no se pudiera vivir en algunas zonas costeras.

P: Su programa pide que la comunidad internacional aumente sus reducciones en la cumbre de Glasgow 2020, pero dada la urgencia, ¿no deberían hacerlo ya en Madrid 2019?

R: Sí, nos gustaría que aumentaran sus ambiciones ahora, aunque es en la 26ª Conferencia de las Partes de 2020 en la que están obligados a presentar una revisión de sus contribuciones nacionales a la reducción de emisiones. Estamos sin embargo impresionados por casos como el de Chile, que ha sido el primer país en presentar su revisión, lo que puede servir de ejemplo a otros países.

P: ¿Qué nuevos compromisos de reducción son necesarios por parte de los mayores emisores, tales como Estados Unidos, la Unión Europea, China o India?

R: Cada uno tiene cosas que hacer, obviamente aquellos países que están en desarrollo tienen un camino ligeramente diferente, pero lo que queremos es que todos asuman la realidad que nos dicen los números. Está claro que abandonar el uso del carbón es una acción que llevaría a una significativa reducción de las emisiones de dióxido de carbono, y somos conscientes de que el desarrollo de energías alternativas se necesita financiación pero precisamente por ello nos alegra ver que hay una importante aportación al Fondo Verde del Clima, necesario para aportar parte de esa financiación.

P: ¿El principal sector a transformar en la lucha contra el cambio climático sigue siendo el energético?

R: También son importantes la construcción, las infraestructuras o el de transporte tanto por mar como por tierra y aire. Y no nos olvidemos de que tenemos un aliado llamado naturaleza: si invertimos en ella, en el restablecimiento de bosques, paisajes, ecosistemas marinos, ello nos dará una tregua dado que esta naturaleza absorbe dióxido de carbono.

P: Naciones Unidas también pide en esta lucha un cambio de estilo de vida de los ciudadanos de a pie, ¿en qué se debe traducir esto?

R: Quizá no somos conscientes de la huella de carbono que producimos al consumir, al movernos, al elegir qué alimentos comemos y de dónde vienen, por lo que tener una mayor concienciación al respecto es parte del puzzle. En el pasado ya hemos vivido cambios así, por ejemplo antes no sabíamos de los efectos secundarios del tabaco pero finalmente hubo una concienciación y ahora un padre o una madre no fuma junto a su bebé. Es cuestión de que la comunidad haga cosas porque vea que son buenas para ella y para el planeta.

P: ¿Qué países están haciendo sus deberes en la reducción de emisiones y pueden servir de modelo?

R: Aquellos más vulnerables son los que más están trabajando, y el impacto de su trabajo podría no ser grande pero están siendo un ejemplo. Me refiero a los pequeños Estados insulares en el Caribe, en el Pacífico, en el Índico. Aunque su contribución es pequeña, se han comprometido a que sus emisiones netas sean cero, a ser sostenibles, y es algo extraordinario porque ellos son el canario en la mina, son los países que podrían desaparecer en un mundo dos grados más cálido. Aprendamos de ellos porque son los que están en la primera línea del frente.

P: ¿El resto de la comunidad internacional tiene que aumentar sus esfuerzos por culpa de la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París?

R: Se necesitan los esfuerzos de todos, y cuando un país como Estados Unidos toma determinadas decisiones eso significa que el resto tienen que hacer un esfuerzo extra, pero eso es en realidad lo que estamos viendo. En la Cumbre de Acción por el Clima (celebrada en Nueva York en septiembre) vimos un gran aumento de los compromisos, muchos de ellos ya han prometido emisiones cero hacia 2050. Por ello sigo siendo optimista, podemos hacerlo, debemos hacerlo ya, y estamos muy agradecidos con España y con Madrid por dar la cara y acoger esta importante cumbre. EFEverde

Especial informativo COP25 Madrid-Chile en EFEverde

 

 





Secciones: