CUMBRE CLIMA

Greenpeace denuncia violaciones de derechos en zonas de extracción de carbón

Más de 3.500 hectáreas de mina cuya explotación comenzó en 1984 donde el gigantesco cráter de más de un centenar de metros de profundidad dará vida a un exuberante bosque seco. Recurso de archivo. EFE/Rafa Salafranca

La organización ecologista Greenpeace denuncia las violaciones de los derechos humanos en zonas de extracción de carbón en países como Colombia, Indonesia, Rusia y Sudáfrica.

Con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos, que se celebra este martes, Greenpeace ha presentado hoy en la XXV Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25) en Madrid el informe “Las heridas del carbón. Violaciones de derechos humanos en las importaciones españolas”.

El estudio incide en los perjuicios que el carbón causa no sólo al medio ambiente (su combustión es la principal responsable mundial de cambio climático por sus emisiones de CO2), sino también a las personas.

La organización ha enumerado los desplazamientos forzosos, la contaminación, la restricción del acceso al agua, la persecución, la criminalización o la represión de las protestas como algunas de las violaciones de los derechos humanos en zonas de extracción de carbón de Colombia, Indonesia, Rusia y Sudáfrica.

Tatiana Nuño, responsable de la campaña de Cambio Climático de Greenpeace, ha explicado que “la quema de carbón es la principal responsable del cambio climático y causa serios impactos en la salud y su extracción conlleva costes muy elevados para el medio ambiente y los derechos humanos en las zonas mineras”.

El estudio analiza también el impacto de la mina abierta -la más grande del mundo- que opera en Colombia la empresa Cerrejón, que extrae 108.000 toneladas de carbón al día para la exportación y ha desplazado a más de 20.000 personas en todo el territorio.

Indonesia se ha convertido en los últimos quince años en uno de los mayores exportadores de carbón del mundo, subraya el informe, y aproximadamente el 43 por ciento de la superficie de la región de Kalimantan Oriental, en Borneo, ha sido entregado a las empresas mineras.

Denuncia asimismo a las compañías mineras rusas por explotar intencionadamente el carbón cerca de los centros de población para reducir los costes de infraestructuras y facilitar la mano de obra disponible.

Y en Sudáfrica, donde el carbón es la segunda mayor fuente de ingresos del país, señala el estudio, las violaciones de derechos humanos se repiten sistemáticamente, sobre todo en la provincia de Mpumalanga, tradicionalmente rica en carbón y de donde se extrae el 83 por ciento del total producido en el país.

Greenpeace insta a combatir la invisibilización de las mujeres en el negocio del carbón, reconocer su rol como piedra angular para el mantenimiento de los tejidos sociales y garantizar su protección física y psicológica de las dinámicas sociales que perpetúan los abusos contra ellas. EFEverde

Especial informativo COP25 Madrid-Chile en EFEverde

 

 





Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com