CUMBRE CLIMA

Chile encarga a ministros de seis países impulsar la negociación climática

EFE/J.J. Guillen

La presidencia chilena de la cumbre del clima (COP25) ha encargado a ministros de seis países (España, Singapur, Suráfrica, Nueva Zelanda, Noruega y Granada) que impulsen la negociación climática y agilicen algunos de los asuntos más complicados de la conferencia.

La decisión de la Presidencia chilena de nombrar a seis “facilitadores” ha coincidido con la inauguración hoy del tramo de Alto Nivel de la Cumbre, la fase más política y decisiva de la cita, en la que los ministros tratarán de cerrar los acuerdos que durante los últimos días han discutido las delegaciones oficiales de casi 200 países.

El nombramiento de los seis “facilitadores” es un recurso muy utilizado en este tipo de cumbres para desatascar los asuntos más complicados y difíciles que se discuten para que no bloqueen el diálogo.

Entre los ministros designados por la Presidencia chilena está la titular para la Transición Ecológica de España, Teresa Ribera, quien, junto a su colega de Singapur, Masagos Zulkifli, tratará de agilizar la “decisión final” que recopilará los resultados políticos de la COP.

Piden mayor ambición en las acciones contra el cambio climático

Entre los elementos de esa “decisión” formal de la cumbre figuran asuntos como una mayor movilización y visibilidad de la ambición y de la acción, tal y como manda el Acuerdo de París.

La ministra española tiene larga experiencia en este tipo de labores de mediación, y el pasado año, en la Conferencia de Katowice, fue nombrada por la Presidencia polaca para tratar de avanzar en las negociaciones referidas a la transparencia del “Libro de Reglas” del Acuerdo de París.

Para avanzar en las negociaciones sobre el polémico artículo 6 del Acuerdo de París, que regula los mercados de carbono, se han nombrado “facilitadores” a los ministros de Medio Ambiente de Suráfrica, Barbara Creecy, y al neozelandés de Cambio Climático, James Shaw.

La Presidencia chilena ha encargado a los responsables de Medio Ambiente de Noruega, Ola Elvestuen, y al del pequeño Estado insular de Granada, Simon Stiell, que traten de agilizar las negociaciones referidas al mecanismo internacional de Varsovia.

Éste es uno de los asuntos más trascendentales de la negociación climática internacional, ya que es el que profundiza en las pérdidas y los daños relacionados con los efectos del cambio climático en los países más vulnerables.

Durante el acto inaugural del segmento de Alto Nivel de la cumbre, los ministros de Medio Ambiente de Chile y España, Carolina Schmidt (que preside la COP25) y Teresa Ribera, han reclamado una mayor ambición y un cambio de rumbo en la acción climática.

“Esta COP debe marcar un cambio de rumbo en la ambición incorporando nuevos actores a la mesa: gobiernos regionales, locales y ciudades y el sector privado, tanto productivo como financiero”, ha señalado la presidenta de la Conferencia.

Los expertos reclaman un “golpe de timón” en las negociaciones

En la misma línea, la ministra española ha reivindicado que “todos seamos activistas de la acción climática; necesitamos mas acción, más actores y hacer más en menos tiempo”, y ha incidido en la importancia del multitaleralismo para dar respuestas a las profundas implicaciones que supone esta agenda “en desarrollo, equidad, progreso económico, seguridad y bienestar”.

La secretaria ejecutiva de la Convención de Cambio Climático de la ONU, Patricia Espinosa, ha hecho un llamamiento a los ministros para que logren avances durante el tramo final de la cumbre; “necesitamos tanto a nivel profesional como personal sus decisiones y su liderazgo, porque se nos está acabando el tiempo.

Un golpe de timón es lo que solicitaban algunas voces expertas en este tipo de negociación internacionales, como el ex ministro peruano Manuel Pulgar-Vidal, quien presidió con éxito la Conferencia de las Partes que se celebró en Lima en 2014.

En declaraciones a Efe, Manuel Pulgar-Vidal, quien dirige en la actualidad el programa del Clima de la organización WWF, ha opinado que es “habitual” que las negociaciones se estanquen en el ecuador de las cumbres y que es necesario en ese momento que la Presidencia “tome el control para impulsar el proceso”.

“Las negociaciones van lentas, pero las expectativas están presentes”, ha aseverado Manuel Pulgar-Vidal. EFEverde

Especial informativo COP25 Madrid-Chile en EFEverde

 

 





Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com