CUMBRE CLIMA

Luxemburgo apuesta por las energía renovables y los ciudadanos

Luxemburgo2 La ministra de Medio Ambiente de Luxemburgo, Crole Dieschbourg, en la COP25. EFE//J.J Guillén

Lourdes Uquillas.- Luxemburgo ha apostado por la descarbonización de su economía con proyectos enfocados en potenciar las renovables para sustituir a la energía nuclear, el transporte público y la integración de la sociedad civil como motor de esos cambios, explicó a Efe su ministra de Medio Ambiente, Crole Dieschbourg.

Luxemburgo ha apostado por la descarbonización de su economía con proyectos enfocados en potenciar las renovables para sustituir a la energía nuclear, el transporte público y la integración de la sociedad civil como motor de esos cambios, explicó a Efe su ministra de Medio Ambiente, Crole Dieschbourg.

Emisiones del transporte

El “64 % de las emisiones a la atmósfera causantes del calentamiento global provienen del transporte”, por lo que el Gobierno luxemburgués ha puesto en marcha un programa para reducirlas, sostiene Dieschbourg en la XXV Cumbre de la Convención de las Partes de Cambio Climático de Naciones Unidas (COP25) en Madrid.

Cumplir con los compromisos 

Luxemburgo se ha propuesto cumplir con el plan europeo de reducción del 30 % de emisiones con miras al 2030 y “de neutralidad cero en 2050, como plantean los informes científicos y el Acuerdo de París”.

Para ello, el ministerio de Medio Ambiente ha presentado -tras cuatro años de trabajo- el plan Modus 2.0, que incluye la puesta en marcha de la “gratuidad del transporte público en todo el país a partir de marzo de 2020”, y cuyo objetivo es “reducir a la mitad los coches que circulan en las calles actualmente para 2030”.

Asimismo, se potenciarán los vehículos eléctricos, con más puntos de recarga de baterías y que los ciudadanos compartan el coche para trasladarse de un sitio a otro.

Espacio público para las personas

Es necesario devolver “el espacio público a las personas”, asegura la ministra, porque actualmente “el vehículo es el protagonista en las ciudades y debemos destinar más espacios para que jueguen los niños”, para ello, además, aumentarán las zonas arboladas, en un país con mucha riqueza forestal.

“Pretendemos concienciar a la población, llevar a las personas a otro tipo de transporte”, para lo que se “aumentarán las inversiones en el sector” para que permitan lograr que “dos tercios de la población utilice el transporte público en vez del privado”, subrayó.

Y para lograr esos objetivos “trabajamos con las autoridades locales en la búsqueda de un plan con soluciones más atractivas”.

Se ha puesto en marcha en el país una aplicación móvil que informa a los ciudadanos de las emisiones por la utilización del vehículo privado por una sola persona y cuánto se reducen si lo comparte.

Además, esa iniciativa hace un cálculo del coste que tiene para el medio ambiente y las futuras generaciones la utilización de los vehículos.

Apuesta por las renovables

Luxemburgo no tiene instalaciones nucleares, pero la energía nuclear está “actualmente dentro del mix energético y queremos dejar de comprarla a Francia (que tiene una central a ocho kilómetros de su frontera) y a Bélgica.

Representa “un problema por los residuos nucleares y un peligro para la población”, asegura Dieschbourg, y explica que el Gobierno ha aprobado “legislación sobre responsabilidad social” para el sector de la energía nuclear y conocer su coste.

En sustitución de la nuclear, potenciarán el desarrollo de las energías renovables que “nos abra el camino a la neutralidad energética” y para ello fomentarán “un programa de modelos cooperativos de energía solar entre vecinos, en los centros de educación y en los edificios del sector público y empresarial”.

Con esta política se pretende “reducir el 40 por ciento de las emisiones, así como fomentar la eficiencia energética en los edificios”.

Ciudades inteligentes

Asimismo, en un pacto con el clima y de reconversión de urbes en “smart cities” (ciudades inteligentes), se reducirá “la contaminación lumínica con la utilización de bombillas led” y certificaciones para dar mejores servicios a los ciudadanos.

Se pretende fomentar una especie de “competición para que las ciudades se esfuercen en lograr ser más sostenibles”.

Es necesario “repensar las ciudades por los veranos más cálidos y hacerlas más verdes”, para ello se negociará con todos los sectores con el fin de lograr una mejor utilización de los recursos”, concluyó la Ministra de Luxemburgo. EFEverde