COP19. Aumentando emisiones en lugar de reducirlas

Tras una inauguración marcada por el tifón de Filipinas, la emoción y los mensajes de apoyo de todo el plenario a sus representantes, a medida que avanzaba la semana la urgencia de actuar para evitar estas tragedias se ha ido diluyendo en la cumbre climática de Varsovia (Polonia).

El debate, poco a poco, se ha ido descafeinando y no sólo no se ha conseguido avanzar en temas clave como la forma de aumentar los compromisos de reducción de emisiones sino que países como Japón y Australia han reducido significativamente los suyos y Brasil ha hecho publico el aumento de su tasa de deforestación. Todas estas señales, además de descorazonadoras, son diametralmente opuestas a lo que los científicos de Naciones Unidas recomendaban el pasado mes de septiembre, pero no deben sorprendernos: cuanto mayor es el consenso científico y más graves y evidentes los impactos del cambio climático, más intensa es la presión política y económica del sector de los combustibles fósiles empeñado en mantener su negocio intacto.

Hoy, por ejemplo, se inaugura la Cumbre Mundial del Carbón, los principales empresarios del sector carbonero llegan a la vez que los ministros a Varsovia y, lo que es peor, algunos llegan con agendas muy parecidas.

Nosotros, desde Greenpeace, les pedimos a los ministros que hagan su trabajo, que es velar por el clima y la economía del conjunto de la población mundial. Para ello, tienen que abordar la relación entre compromisos de reducción de emisiones y financiación, porque el desastre de Filipinas no es más que otra muestra de la correspondencia entre las reducciones insuficientes de emisiones y as grandes catástrofes climáticas que están por venir . No frenar el cambio climático ahora que todavía estamos a tiempo es ser cómplices de un número creciente de víctimas por fenómenos meteorológicos extremos y otros impactos  además de cargar con ingentes gastos que podrían evitarse.

Yo sigo negándome a pensar que las personas con las que me cruzo cada día en la cumbre del clima y sus jefes, que les coordinan desde las capitales, han perdido algo tan inherente al ser humano como es la capacidad de empatizar con el sufrimiento ajeno y de solidarizarse. Si miles de personas se han puesto de acuerdo para que un niño enfermo de leucemia cumpla su sueño de ser Batman  ¿que nos hace creer que otros tantos no pueden garantizar el sueño de otros muchos niños en Filipinas, Africa o los estados-isla del Pacífico de llegar a ser mayores, en definitiva, de no morir en el próximo tifón, en la próxima sequía o en la próxima inundación?

La cosa no está fácil, lo sé, y ni siquiera la UE parece estar dispuesta a ejercer el liderazgo climaico de antaño, pero no quiero pensar que le fallaremos de nuevo a la historia y que como en anteriores crisis europeas sólo nos daremos cuenta de lo fácil que era evitarlas echando la vista atrás unos años después. ¿Porqué no hacemos, por una vez, algo diferente? ¿Porqué no nos dejamos de mirar los unos a los otros a ver quién da el paso antes y nos centramos en si podemos hacer lo que hemos venido a hacer?

Según estudios de la Comisión Europea, la UE superará en breve el objetivo de reducción de emisiones para el año 2020 (20%), por lo que podría ya poner sobre la mesa uno superior y dar otro aire a la segunda semana de negociación. Esto no sólo se traduciría en pasos positivos de otros países sino que devolvería la esperanza a miles de delegados de los estados más vulnerables que temen volver a su país en ruinas sin nada a lo que agarrarse, sin nada que ofrecer.

Ha llegado el momento de que Europa muestre su compromiso con la dignidad humana, la igualdad, los derechos humanos, que predique con el ejemplo todos estos principios que quedan tan bien en su tratado fundacional. Ha llegado el momento de demostrar que por encima de nuestra “unión europea” está el lazo que nos une al conjunto de la población mundial.

Aida Vila (Greenpeace) para EFEverde.com

 

Especial cambio climático en EFEverde 

Otras noticias sobre clima y cambio climático en EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

COP19. Aumentando emisiones en lugar de reducirlas

COP19. Aumentando emisiones en lugar de reducirlas

Tras una inauguración marcada por el tifón de Filipinas, la emoción y los mensajes de apoyo de todo el plenario a sus representantes, a medida que avanzaba la semana la urgencia de actuar para evitar estas tragedias se ha ido diluyendo en la cumbre climática de Varsovia (Polonia).

El debate, poco a poco, se ha ido descafeinando y no sólo no se ha conseguido avanzar en temas clave como la forma de aumentar los compromisos de reducción de emisiones sino que países como Japón y Australia han reducido significativamente los suyos y Brasil ha hecho publico el aumento de su tasa de deforestación. Todas estas señales, además de descorazonadoras, son diametralmente opuestas a lo que los científicos de Naciones Unidas recomendaban el pasado mes de septiembre, pero no deben sorprendernos: cuanto mayor es el consenso científico y más graves y evidentes los impactos del cambio climático, más intensa es la presión política y económica del sector de los combustibles fósiles empeñado en mantener su negocio intacto.

Hoy, por ejemplo, se inaugura la Cumbre Mundial del Carbón, los principales empresarios del sector carbonero llegan a la vez que los ministros a Varsovia y, lo que es peor, algunos llegan con agendas muy parecidas.

Nosotros, desde Greenpeace, les pedimos a los ministros que hagan su trabajo, que es velar por el clima y la economía del conjunto de la población mundial. Para ello, tienen que abordar la relación entre compromisos de reducción de emisiones y financiación, porque el desastre de Filipinas no es más que otra muestra de la correspondencia entre las reducciones insuficientes de emisiones y as grandes catástrofes climáticas que están por venir . No frenar el cambio climático ahora que todavía estamos a tiempo es ser cómplices de un número creciente de víctimas por fenómenos meteorológicos extremos y otros impactos  además de cargar con ingentes gastos que podrían evitarse.

Yo sigo negándome a pensar que las personas con las que me cruzo cada día en la cumbre del clima y sus jefes, que les coordinan desde las capitales, han perdido algo tan inherente al ser humano como es la capacidad de empatizar con el sufrimiento ajeno y de solidarizarse. Si miles de personas se han puesto de acuerdo para que un niño enfermo de leucemia cumpla su sueño de ser Batman  ¿que nos hace creer que otros tantos no pueden garantizar el sueño de otros muchos niños en Filipinas, Africa o los estados-isla del Pacífico de llegar a ser mayores, en definitiva, de no morir en el próximo tifón, en la próxima sequía o en la próxima inundación?

La cosa no está fácil, lo sé, y ni siquiera la UE parece estar dispuesta a ejercer el liderazgo climaico de antaño, pero no quiero pensar que le fallaremos de nuevo a la historia y que como en anteriores crisis europeas sólo nos daremos cuenta de lo fácil que era evitarlas echando la vista atrás unos años después. ¿Porqué no hacemos, por una vez, algo diferente? ¿Porqué no nos dejamos de mirar los unos a los otros a ver quién da el paso antes y nos centramos en si podemos hacer lo que hemos venido a hacer?

Según estudios de la Comisión Europea, la UE superará en breve el objetivo de reducción de emisiones para el año 2020 (20%), por lo que podría ya poner sobre la mesa uno superior y dar otro aire a la segunda semana de negociación. Esto no sólo se traduciría en pasos positivos de otros países sino que devolvería la esperanza a miles de delegados de los estados más vulnerables que temen volver a su país en ruinas sin nada a lo que agarrarse, sin nada que ofrecer.

Ha llegado el momento de que Europa muestre su compromiso con la dignidad humana, la igualdad, los derechos humanos, que predique con el ejemplo todos estos principios que quedan tan bien en su tratado fundacional. Ha llegado el momento de demostrar que por encima de nuestra “unión europea” está el lazo que nos une al conjunto de la población mundial.

Cambio Climático. Infografia de EFE para EFEverde

Cambio Climático. Infografia de EFE para EFEverde

Aida Vila (Greenpeace) para EFEverde.com / Infografia de EFE




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies