Una cooperativa sustituye sistema de embalaje por otro más sostenible

AGRICULTURA SOSTENIBILIDA

Una cooperativa de Sevilla sustituye su sistema de embalaje para hacerlo más sostenible

Una cooperativa de Sevilla sustituye su sistema de embalaje para hacerlo más sostenible Planta de tomates. EFE/Isabel Díaz

La cooperativa Las Marismas de Lebrija (Sevilla) sustituirá el sistema de embalaje de metal utilizado en el transporte de tomate concentrado por bidones de cartón, un proyecto pionero en Europa en el que ha invertido un millón de euros y al que también se ha sumado la cooperativa Tomates del Guadiana, de Santa Amalia (Badajoz)

Para ello, ha firmado este domingo un acuerdo con el Grupo Hinojosa, especialista en embalaje, y ha adquirido 400.000 nuevos envases.

“La incorporación de este nuevo sistema permitirá reducir el impacto medioambiental en la fase de transporte, ya que los bidones de cartón pesan la mitad que los utilizados hasta la fecha”, explica el presidente de Las Marismas, Juan Sánchez.

Además, estos embalajes fomentan la economía circular al estar fabricados en su totalidad con papel reciclado y ser 100 % reciclable, de modo que podrán gestionarse como un residuo de cartón por parte del destinatario de la mercancía. De esta forma, “al no haber logística inversa, se favorece un transporte más sostenible”, ha explicado.

Embalaje sostenible que conserva la calidad

Este embalaje garantiza también la máxima calidad de la mercancía durante el porte, incluso si es de larga distancia, ya que el producto se conserva en una bolsa aséptica que mantiene las propiedades del tomate. La incorporación de este nuevo sistema se traduce en un gran beneficio medioambiental a nivel internacional, ya que el 60 % del tomate que se consume en Europa procede del sur de España.

La cooperativa Tomates del Guadiana, de Santa Amalia (Badajoz), también se ha sumado a este convenio, y entre las dos cooperativas suman una producción de 600.000 toneladas de tomate y en torno a 120.000 toneladas de tomate concentrado.

Además, están a la espera de que el Gobierno central apruebe medidas para el uso de energías renovables, con la intención de ejecutar un proyecto de autoabastecimiento de energía. 

Las Marismas de Lebrija aglutina alrededor de 580 agricultores de la comarca sevillana del Bajo Guadalquivi y está especializada en el cultivo de tomate de industria, con 7.000 hectáreas y una producción media de 300.000 toneladas, que tras pasar por la planta de transformación de la propia cooperativa supone una producción de entre 50.000 y 60.000 toneladas de tomate concentrado.

Esta cooperativa representa un 25 % de la producción nacional y un 20 % a nivel europeo, y el 98 % del tomate concentrado elaborado por Las Marismas se destina a mercados internacionales de los cinco continentes. En Europa, sus principales destinos son Alemania, Francia e Italia.




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com