KENIA FAUNA

Convivir y morir en la sabana africana

  • Los casos de conflictos entre humanos y fauna son comunes y diarios

Convivir y morir en la sabana africana Un elefante del Parque Nacional de Tsavo. EFE/Javier Marín

EFEverde.- Contar con grandes parques naturales, listos y repletos de animales para los safaris turísticos, tiene un precio en Kenia: en los últimos años han aumentado las muertes de ciudadanos por ataques de animales salvajes, según el Servicio de Conservación de la Fauna keniana (KWS).

La vacas, jorobadas y famélicas, pastan tranquilamente en la sabana africana, pero su pastor mira a lo lejos, más inquieto. A unos pocos kilómetros está el parque nacional de Tsavo, y los elefantes, leones o leopardos que viven en él no limitan su territorio a las fronteras humanas.

Además de este parque, las otras zonas problemáticas están en Lamu, Amboseli, Laikipia, Narok y el Masai Mara, aunque, según señaló a Efe el director del KWS, William Kiprono, en el último año han emergido nuevas áreas como Makueni y Kajiado.

La rápida evolución del estilo de vida de las comunidades locales, el crecimiento demográfico, el aumento de infraestructuras y de los terrenos agrícolas o el pastoreo extensivo han multiplicado los conflictos entre humanos y animales.

“Los elefantes están perdiendo su hábitat por el aumento de la población humana y sus actividades sin control, especialmente los cultivos y las quemas de carbón”, indicó Kiprono.

Conflictos fauna-hombre

Un masai cuida de sus vacas en Kiserian.

Un masai cuida de sus vacas en Kiserian. EFE/Stephen Morrison

Los casos de conflictos entre humanos y fauna son comunes y diarios: daños en la infraestructura del agua, con perforaciones en tanques y tuberías o la destrucción de vallas y terrenos agrícolas, además de víctimas mortales.

Según manifestó a Efe la representante en Kenia del Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW), Jacqueline Nyagah, hay daños en las cosechas, cuando manadas de animales salvajes invaden en el maíz maduro listo para recoger y lo destruyen en una sola noche.

Ello sin contar con que se han registrado casos de locales y turistas muertos por ataques de elefantes, leones, búfalos, guepardos o cocodrilos.

En lo que llevamos de año, al menos tres personas han muerto por las embestidas de un elefante, y un trabajador del proyecto de ferrocarril de Mombasa a Kampala, cerca de Tsavo, fue atacado por un leopardo y sus crías, aunque logró sobrevivir.

En total, más de 200 personas han muerto en los últimos cinco años sólo por ataques de elefantes, según datos del Fondo Mundial para la Fauna Salvaje (WWF en inglés).

Los grandes herbívoros como elefantes, búfalos e hipopótamos, y carnívoros como leones, leopardos, guepardos, hienas o cocodrilos son considerados como los máximos responsables de estos sucesos, según anotó esta misma organización.

Seguimiento de elefantes

El IFAW, en colaboración con el KWS, controla desde 2012 los movimientos de los elefantes en el Parque Nacional de Amboseli, causantes de numerosos destrozos en las infraestructuras, especialmente durante las estaciones secas (de enero a marzo y de julio a octubre).

“El seguimiento de los elefantes a través de collares con conexión a satélite nos permite colocarlos en un mapa, lo que ayuda en el despliegue de personal de seguridad y la mitigación” de los sucesos, explicó Nyagah.

Elefantes en la Reserva Nacional de Shimba Hills.

Elefantes en la Reserva Nacional de Shimba Hills. EFE/ Tia Goldenberg

Por su parte, el KWS informó en febrero sobre la creación de los “Elephant Watchers” y el reclutamiento de “vigilantes comunitarios”, patrulleros que durante los meses de estación seca, cuando los elefantes y otros animales buscan nuevas fuentes de agua, monitorizan los movimientos de los animales.

A 200 kilómetros, en el Parque Nacional de Nairobi, son leones los que llevan los collares de rastreo, y donde los vecinos señalan vivir bajo el temor de que traspasen las vallas que cercan la reserva y les ataquen a ellos o a su ganado.

Interacción positiva

Sin embargo, cuando los humanos defienden sus sistemas de agua, su ganado o sus granjas, son los animales los que suelen acabar perdiendo.

Según denunció el WWF, las autoridades kenianas encargadas de la fauna salvaje disparan a entre 50 y 120 elefantes cada año.

El KWS señala que el aumento progresivo de este conflicto es “un reto” para 2015, y que deben abordarlo “promoviendo una interacción positiva” entre ambos.

Entre las soluciones que se barajan está la de excavar nuevas pozas de agua para la estación seca, así como el establecimiento de nuevos y más amplios corredores de fauna salvaje.

Los elefantes se mueven porque esa es su naturaleza. Por las noches caminan fácilmente decenas de kilómetros, pero ahora deben hacerlo en los “corredores de vida silvestre” designados por los humanos, que no suelen coincidir con sus rutas milenarias. EFEverde

 

 

 




Secciones: