CONTAMINACIÓN LUMÍNICA

Instituto Astrofísica de Canarias: Con la contaminación lumínica “hemos corrido un velo en el cielo”

  • Con la contaminación lumínica “hemos corrido un velo en el cielo que nos impide ver las estrellas”

Instituto Astrofísica de Canarias: Con la contaminación lumínica Imagen nocturna del Palacio de Comunicaciones, de Madrid

EFEVERDE.- La contaminación lumínica se ha apoderado de las noches en las grandes urbes y  ha corrido un velo en el cielo que impide ver las estrellas,explica el jefe técnico de la Oficina de Protección del Cielo, Federico de la Paz, desde el Instituto de Astrofísica de Canarias.

La contaminación lumínica es una de las causas por las que se puede romper el ciclo circadiano (sueño-vigilia) de los seres humanos, y en los que puede aumentar los casos de cáncer, según explicó el jefe técnico de la Oficina de Protección del Cielo del Instituto de Astrofísica de Canarias, Federico de la Paz, a EFEverde.

La densidad lumínica está regulada desde 2008 por el Real Decreto 1890 que regula la eficiencia energética a nivel nacional, a partir de cuyo Decreto cada Comunidad Autónoma incorpora sus propios apartados que regulan su área territorial.

“En base a esa legislación entendemos que el tema de iluminación urbana, monumental, edificios públicos y privados deben apagarse a medianoche y la luz debe proyectarse desde arriba hacia abajo nunca de abajo hacia arriba. De hecho, ese Real Decreto de eficiencia energética prohíbe que la luz tenga esa última orientación, porque proyectamos y perdemos mucha luz”, informó de la Paz.

El Espacio Natural de Doñana estrenó el primer sistema desarrollado en Europa para el seguimiento de la contaminación lumínica que afecta a este espacio protegido. EFE/Jose Manuel Vidal

El Espacio Natural de Doñana estrenó el primer sistema desarrollado en Europa para el seguimiento de la contaminación lumínica que afecta a este espacio protegido. EFE/Jose Manuel Vidal

El horario de apagado lo determinan las Administraciones, “aunque hay circunstancias especiales como pueden ser fiestas de tipo navideño, cuando se permite que haya un mayor tiempo de encendido”, subrayó el ingeniero.

Las zonas que, desde el punto de vista de los satélites, tienen un exceso de iluminación en España son ciudades como Valencia, Madrid o Sevilla, según comentó de la Paz, para quien “algunos argumentan que la causa es que en España se sale más por la noche que en los países nórdicos. Pero esa costumbre de ‘cuanta más luz mejor’ la debemos de erradicar”.

La instalación lumínica “debe de depender para cada calle, para cada zona peatonal, y tener en cuenta la cantidad de comercios que tenga, de tal forma que tenga una determinada cantidad de luz”, subrayó el técnico de la IAC.

Uno de los perjuicios del exceso de luz para los habitantes de una urbe es lo que se denomina ‘luz intrusa’, que es la que se cuela en nuestras habitaciones durante las horas nocturnas. “Esta situación se debe denunciar ante el Ayuntamiento porque se está ante el incumplimiento de una ley”, indicó de la Paz.

El ingeniero señaló que “hay muchos estudios sobre la incidencia del exceso de luz sobre la salud de los seres vivos, en los que se ha demostrado que está relacionado con la ruptura del ciclo circadiano de sueño y vigilia”.

“Desde hace unos ocho años se ha descubierto que poseemos un sensor, aparte de nuestros ojos, capaz de detectar la intrusión de luz que, de alguna manera, avisa a nuestro cuerpo para mantenerse en vigilia”, señaló de la Paz.

Si esa exposición a la luz se mantiene en las horas de sueño, “nuestro cuerpo no segrega una sustancia que se llama melatonina que es la hormona capaz de regenerar nuestro cuerpo, y si no se segrega esa hormona, a la larga, se ha demostrado que puede ocasionar todo tipo de cánceres”, advirtió el técnico.

Para los animales, que también tienen sus ciclos biológicos de noche y día, el exceso de luz rompe su ciclo circadiano, “como es el caso de las gallinas a las que en las granjas industriales se les mantiene con más luz para que pongan más huevos y en consecuencia éstos terminan por ser de peor calidad”, aseguró de la Paz.

La Vía Láctea brilla sobre dos viejos roble en el área protegida de Rogalin landscape Park, cerca de Poznan, (Polonia).. EFE/Lukasz Ogrodowczyk

La Vía Láctea brilla sobre dos viejos roble en el área protegida de Rogalin landscape Park, cerca de Poznan, (Polonia).. EFE/Lukasz Ogrodowczyk

En cuanto a las plantas, el técnico astrofisico puso un ejemplo: “He hecho algunas fotografías en las que se ve un árbol de hoja caduca que tiene una farola muy cercana y otras fotos de árboles de hoja caduca que no están iluminados y cuando llega el otoño se les cae las hojas, mientras que el primero sigue pensando que es verano y mantiene todas sus hojas”.

A la capa de ozono, el técnico de la IAC mantuvo que no le afecta de forma directa, “lo que sí afecta es el despilfarro energético que supone emitir más cantidad de CO2 a la atmósfera, ahí si que se produce una contaminación indirecta de la capa de ozono y de la atmósfera en general”.

Finalmente, Federico de la Paz se lamentó que hoy en día cuando a los niños se les comenta la existencia de la Vía Láctea no saben cómo es y se asombran al verla cuando se les lleva a una zona alejada de los grandes núcleos urbanos.

“Hemos tapado el cielo, hemos corrido un velo con la contaminación lumínica que nos impide ver esa Vía Láctea o las estrellas en una ciudad muy contaminada, sin embargo, podemos salir al campo, alejarnos de esos núcleos y contar cientos y miles de astros. Hemos perdido una visión de nuestro origen, del universo”, se lamentó Federico de la Paz. EFE




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies