ECONOMÍA CIRCULAR

El consumo por suscripción reduce hasta en un 70 % fabricación de productos

Cofundador y consejero delegado de Simplr, Angel Bou. Foto cedida por la compañía

Ana Tuñas Matilla.- El consumo por suscripción se perfila como la gran alternativa para la sostenibilidad de la actividad económica pues, al fomentar la reutilización de productos, permite reducir hasta en un 70 % la fabricación de bienes y, con ello, el uso de recursos naturales y la cantidad de desechos que llega al vertedero.

Partiendo de esta ecuación se ha creado Simplr, plataforma online que permite suscribirse a múltiples servicios, como el suministro de luz o internet; y productos, como coches, teléfonos, ordenadores o muebles, con un sólo «clic», ha explicado a EFE su cofundador y consejero delegado, Ángel Bou.

El tipo de negocio más parecido a Simplr sería el de renting (alquiler a largo plazo que incluye servicios), con la diferencia de que con ellos la suscripción se puede cancelar en el momento que se desee, la cuota es la misma de principio a fin, «sin sorpresas», y contratar o dar de baja es mucho más fácil, pues basta con apretar un botón, ha añadido.

La idea surgió mientras trabajaba en Estados Unidos para Zuora, especializada en el desarrollo de software de facturación para empresas que deben gestionar múltiples ingresos de forma recurrente, tipo Neflix, y vivió la transformación del fabricante de bienes de equipo Caterpillar.

Esta compañía cambió su modelo de negocio de «fabrico una unidad, vendo una unidad, amortizo una unidad y tiro una unidad» por otro basado en la suscripción que le permite ganar «mucho más dinero» produciendo menos, ha explicado Bou.

«Esto es lo que viene a hacer Simplr. Queremos transformar la forma de fabricar, ser un motor de la economía circular basado en el la suscripción para que la gente pueda consumir de esta manera». Si no se consume tanto, no se fabrica tanto y no llega tanto a la basura, ha afirmado.

El objetivo, desincentivar el consumo compulsivo e incentivar el consumo sostenible, según Bou, que ha subrayado que con la economía de suscripción, el consumo bajaría, como mínimo, a la mitad, pues estiman que los productos se van a usar al menos dos veces.

Desde la perspectiva del fabricante, éstos pueden producir entre un 30 y 70 % menos y ganar más dinero al multiplicarse el número de usuarios de un mismo bien, ha subrayado el ejecutivo de Simplr, dirigida tanto a empresas como a consumidores.

Así, «ganan las empresas, ganan los consumidores y, sobre todo, gana el planeta que, además de preservar recursos, se comerá muchos menos residuos porque se fabricarán muchos menos productos».

No basta con plantar árboles

Para lograr este cambio de paradigma, ha destacado, hay que educar al consumidor español, al que le gusta más poseer que alquilar y que es muy sensible al precio, hasta el punto que a muchos les da igual contaminar si es más barato que ser sostenible.

«Las empresas están más concienciadas con los objetivos europeos pero no todo se arregla plantando árboles. Si realmente no quieren hacer greenwashing y quieren ahorrar dinero y consumir de forma sostenible no hay mejor opción que la suscripción, somos la gran alternativa para la sostenibilidad», ha aseverado.

«Para convencerlas, nosotros les hacemos los números. Pese a que las grandes compañías tienen miles de financieros y nosotros solo somos tres, nuestra tarea consiste en hacerles las cuentas para que se den cuenta de que pueden ganar más produciendo mucho menos», ha señalado.

Simplr, que emplea a medio centenar de personas, opera en España desde hace seis meses y desde hace unas semanas en Estados Unidos, y tiene previsto empezar en breve a «paquetizar» suscripciones con, por ejemplo, todos los servicios o enseres que se puedan necesitar para vivir en una casa. EFEverde

 




Secciones:            
EFEverde, la plataforma global de periodismo ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com