AGUA INDUSTRIA

Precio, aridez de la región y actividad empresarial determinan uso industrial del agua

Precio, aridez de la región y actividad empresarial determinan uso industrial del agua Empresa papelera Alier S.A., ubicada en Cataluña. EFE/Laurent Dominique

El precio del agua, el grado de aridez de la región donde está instalada una empresa y el tipo de actividad que ésta desarrolla son los factores que influyen en el consumo de los recursos hídricos por parte de la industria, la construcción y el sector servicios en España, según una tesis doctoral elaborada en la Universidad de Zaragoza.

Ésta es la conclusión de ‘La demanda de agua para actividades productivas en un entorno urbano’, elaborada en la Universidad de Zaragoza por la investigadora Pilar Gracia de Rentería, perteneciente a la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UNED.

La tesis, que ha sido publicada por la Cátedra Aquae de Economía del Agua que impulsan la Fundación Aquae y la UNED, pretende ayudar a empresas y gestores públicos a facilitar el diseño de sus políticas de gestión del agua previendo mejor la evolución de su demanda “en un país como España, con una creciente escasez de este recurso, agravada por el cambio climático”.

El trabajo de Gracia de Rentería ha estudiado los factores que fijan la demanda de agua de red para usos industriales en España en 11 sectores diferentes y ha llegado a la conclusión de que es “inelástica, pero suficientemente elevada como para que la política de precios pueda influir en su consumo”.

No obstante, el análisis sectorial “revela una gran heterogeneidad” según los sectores y así, por ejemplo, en aquellas actividades en las que el agua tiene mayor participación en los costes totales -como el caso de la alimentación, la metalurgia o la industria papelera- la elasticidad de la demanda tiende a ser “significativa”.

Las regiones más húmedas, donde el precio del agua suele ser menor, tienen una demanda más elástica y los usuarios disponen de mayor margen de mejora para reducir el consumo, mientras que en las regiones áridas, con precios más elevados, “los usuarios suelen hacer un uso más eficiente del recurso” por lo que “allí donde es más necesario reducir el uso de agua, los precios son menos eficaces para lograrlo”.

Tres tipos de agua

La tesis distingue tres tipos de agua desde la perspectiva de los usuarios finales: agua de red -suministrada por una red pública de abastecimiento-, agua autosuministrada -obtenida por los usuarios mediante instalaciones propias- y agua reutilizada -empleada más de una vez por un mismo usuario, tras someterla al necesario tratamiento-.

Los usuarios domésticos “normalmente” sólo emplean agua procedente de redes de suministro público, mientras que en el caso de industria y servicios “suelen emplear un mix” de los tres tipos, según necesidades de calidad y cantidad.

El nivel de actividad de la empresa es otro factor a tener en cuenta ya que un aumento de producción equivale a uno del consumo “prácticamente proporcional”, lo que hace necesario desarrollar instrumentos que permitan reducir la intensidad en el uso del agua en los procesos productivos, como la innovación en tecnologías de ahorro y reutilización.

 

 




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies