ONU AGUA

La Conferencia de la ONU enfatiza que el agua es un recurso vital escaso

  • La desertización, el aumento de la población y el desarrollo económico hace que el control por el agua provoque tensiones entre países

La Conferencia de la ONU enfatiza que el agua es un recurso vital escaso Pescadores en el río Nilo en El Cairo. EFE/Mike Nilson

EFEverde.- La conferencia de la ONU sobre el "Agua y el Desarrollo Sostenible. De la Visión a la Acción", que se ha inaugurado en Zaragoza, hace de nuevo énfasis en que el agua es uno de los recursos naturales renovables más importante e indispensable para la vida.

En la capital aragonesa, que fue ya sede en 2008 de la Exposición Internacional del Agua, se recordará desde hasta el 17 de enero que en la Tierra sólo el dos por ciento del agua es potable, y de esa cantidad, el 87 por ciento se concentra en las capas polares en forma de hielo. El resto, en su mayor parte, se encuentra en forma de grandes bolsas bajo la superficie terrestre.

Los recursos hídricos globales son limitados y están mal repartidos. Mientras en algunas zonas el agua se derrocha, en otras la sed mata o provoca tensiones entre países.

Su gestión deficiente, la escasez de recursos y los cambios medioambientales hacen que más de mil millones de habitantes del planeta vivan en condiciones de escasez física de agua, mientras que más de la mitad de la población no disponga de un sistema de saneamiento básico de agua.

Además, ese mapa de la escasez de agua coincide en buena parte con las áreas más pobres del mundo.

La mayoría de los países con problemas de escasez de agua se encuentran en África del Norte, África Subsahariana, y Oriente Medio.

Una familia con bidones de agua potable en Jammu (India)

Una familia transporta bidones de agua potable en Jammu (India) .EFE/Jaipal Singh

En América Latina, a pesar de que posee grandes cantidades de este recurso, los grandes ríos Paraná, Paraguay, Pilcomayo y parte del Amazonas sufren los efectos de la contaminación, por lo que el acceso al agua es dispar entre las regiones.

América del Sur dispone del 26 por ciento del agua y tiene el seis por ciento de la población.

Otra región del mundo con déficit de agua es Asia, con el 60 por ciento de la población y el 36 por ciento de este recurso, con la excepción de Japón.

En países como la India, China, Bangladesh, Nepal, Laos y Vietnam la gestión deficiente y la contaminación hacen que el suministro de este recurso sea reducido y de baja calidad.

Por el contrario, Europa, Canadá y Estados Unidos cuentan con los mayores y mejores servicios sanitarios de agua potable.

Un ciudadano europeo, por ejemplo, consume unos 300 litros de agua diarios, pero de ellos sólo utiliza 40 para consumo, el resto se pierde por las tuberías, en cambio en los países del sur del Sáhara las familias apenas disponen de 20 litros diarios de agua.

En el último siglo, el consumo de agua se multiplicó por seis, mientras que la población se triplicó.

Un niño junto a un charco en el que beben unos camellos en Kenia.

Un niño junto a un charco en el que beben unos camellos en Kenia. EFE

Carencia de agua, aumento de población y escasez de precipitación lleva además al deterioro del suelo y a la desertización, que se definió en la Conferencia de Nairobi en 1977 como la “pérdida de potencial biológico de la Tierra”.

En el mundo hay más de cien países en condiciones de aridez y semiaridez. África es el continente más dañado, seguido de Asia, América Latina y el Caribe.

La desertización amenaza al 40 por ciento de la superficie terrestre y castiga a más de 200 millones de personas; provoca pérdidas en las economías y amenaza con dejar sin tierras cultivables a 1.000 millones de personas.

El aumento de la población y el desarrollo de las economías hace que el control por este recurso indispensable, escaso y que no conoce fronteras, provoque tensiones entre países.

En el mundo árabe, por ejemplo, destaca la rivalidad por el dominio del agua del caudaloso río Nilo, que cruza ocho países antes de llegar a Egipto; el Éufrates que nace en Turquía y pasa por Siria e Irak, y el bíblico Jordán que junto con su afluente, el Yarmuk, comparten Siria, Líbano, Jordania e Israel.

En marzo de 2013, coincidiendo con la celebración del 20 aniversario del Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua, se estableció la cooperación internacional como camino para encontrar soluciones innovadoras a los desafíos que se presentan en 2015, meta de los objetivos del milenio.

Con motivo de la conferencia que se celebra en Zaragoza, alrededor de 300 personas, entre representantes de las agencias de la ONU, las administraciones públicas, las empresas, las entidades sociales, las organizaciones no gubernamentales el mundo científico y técnico tratan los desafíos que supone el satisfacer el derecho humano al agua y al saneamiento. EFEverde

 




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies